fórmula 1

Fiesta con sonido de sables en Mercedes

Rosberg y Hamilton, en el podio.
Rosberg y Hamilton, en el podio. / Reuters
  • «No entiendo por qué no nos han dejado competir», se queja Hamilton

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Mercedes ha culminado una nueva temporada de Fórmula 1 perfecta. Tras ser campeones de marcas, culminaron el doblete de sus pilotos al frente de la clasificación general. Este domingo, en el box de las flechas plateadas corrió el champán. Y volaron los dardos.

Lewis Hamilton no se tomó nada bien la actitud de su equipo, que clavó las estrategias de sus dos pilotos, lo que, en el fondo, benefició a Rosberg. Por eso ralentizó la carrera: necesitaba que fallara su compañero para lograr quitarle el campeonato. «Al final estamos para correr, el equipo ya había ganado el campeonato de constructores. En ese punto, ¿qué se suponía que tenía que hacer? ¿Sentarme y dejarle ganar el campeonato? Tenía que ayudarme a mí mismo», se justificó el tricampeón. «No creo que hiciera nada peligroso, no creo haber hecho nada sucio. Estábamos luchando por el campeonato, estaba en el liderato, así que controlaba el ritmo. Así son las reglas», dijo. No obstante, Hamilton no se mordió la lengua: «No entiendo por qué no nos han dejado competir».

La respuesta por parte de sus jefes, en boca de Toto Wolff, no se hizo esperar. Entre chorros de champán y gritos de alegría, el máximo responsable de Mercedes volvió a reprender a su piloto estrella, como otras veces esta temporada. «Hay una filosofía que hemos seguido durante años, que es no interferir, mientras podamos garantizar la victoria», explicó Wolff. «Había una situación en la que calculamos que podríamos perder la carrera, porque Hamilton iba cada vez más lento. Ahí decidimos intervenir, y él decidió ignorarlo. ¿Sienta esto un precedente para el futuro? Eso es lo que debemos evaluar, pero ahora tenemos que celebrar», dijo el dirigente alemán.

Hamilton y Rosberg se irán de vacaciones, uno con más victorias que el otro, pero este último con el Campeonato del Mundo en el bolsillo. La temporada 2017 se antoja muy tensa y aún quedan varios meses para que llegue.