El Norte de Castilla

Aranda da los primeros pasos para convertirse en 'ciudad amigable'

  • Forma parte de un proyecto piloto en el que se ha realizado un estudio para hacer la ciudad más accesible y saludable

El Clúster de Hábitat y Construcción Eficiente, AEICE, ha presentado hoy los resultados del proyecto Urban age friendly, que tiene como objetivo marcar una metodología para elaborar un diagnóstico del entorno urbano de Aranda de Duero. La ciudad burgalesa fue elegida como proyecto piloto en Castilla y León para su transformación en 'ciudad amigable' con la población mayor, de acuerdo con los criterios fijados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En este sentido, se entiende por 'ciudad amigable' un entorno urbano integrador que promociona el envejecimiento activo a través de la optimización de las oportunidades para la salud, la participación y la seguridad, de manera que prime la calidad de vida de las personas de mayor edad.

El diagnóstico realizado ha seguido los criterios de la guía elaborada por la OMS, en la que se basa el proyecto Urban age friendly, que contempla ocho parámetros: espacios al aire libre y edificios, transportes, vivienda, participación social, respeto e integración social, empleo, comunicación e información y apoyo de la comunidad y servicios de salud.

El trabajo se ha estructurado tres fases: evaluación comparativa, diagnóstico de la situación actual (análisis cuantitativo y cualitativo) y elaboración de propuestas para la implementación del plan de acción piloto. En concreto, el análisis cuantitativo se ha realizado en el parque de La Huerta, el Paseo de El Sol, la Avenida de Castilla, el edificio polivalente de Las Francesas, las viviendas de protección oficial del PRAU Centro cívico y la red de transporte (autobuses públicos y servicios de taxi).

Las conclusiones subrayan las potencialidades de mejora del sistema viario, de los espacios públicos, de las viviendas, del transporte público y del equipamiento público analizados. Se trata de espacios y elementos que ya incorporan, en general, diversas pautas necesarias y en los que es posible la corrección de aquellas otras de las que carecen. Además, señala que sería necesario dar mayor impulso y visibilidad a las políticas sociales relacionadas con los mayores, con las que ya cuenta el municipio burgalés.

La elección de Aranda de Duero para realizar este estudio responde a la estructura de la pirámide de su población, que es similar a la media de Castilla y León, por lo que la experiencia del trabajo realizado en esta localidad se puede extrapolar, en términos generales, al resto de las ciudades de la Comunidad.