La UEMC registra un récord de matrícula de nuevos estudiantes, con un 20% más, y supera los 4.000

Inicio del curso 2018 en la UEMC./RODRIGO JIMÉNEZ
Inicio del curso 2018 en la UEMC. / RODRIGO JIMÉNEZ

Los datos de este nuevo curso triplican los obtenidos hace cuatro años

El Norte
EL NORTEValladolid

La Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC) de Valladolid ha abierto el nuevo curso académico con un récord en la matrícula de nuevo ingreso, que se ha incrementado en un 20% y se acerca a los 1.500 alumnos, con lo que el total de los estudiantes en este curso que recibirán formación en la institución superará los 4.000.

Esta cifra triplica los datos obtenidos hace cuatro años al inicio del primer mandato de la rectora, Imelda Rodríguez Escanciano, quien ha presidido el acto de apertura del curso académico acompañada por el consejero de Educación de Castilla y León, Fernando Rey.

La rectora ha presentado en su discurso de apertura del Curso 18-19 la principal novedad que la UEMC pondrá en marcha a lo largo de este curso, el 'Espacio dihuma', «inédito» espacio de aprendizaje digital y humanístico, un proyecto de formación avanzada a través del cual los estudiantes podrán «multiplicar la potencia de la preparación que reciben en sus titulaciones a lo largo del periodo que duren sus estudios», ha explicado la Rectora.

Los estudiantes podrán escoger libremente las acciones formativas que se ofertarán a través de dos itinerarios educativos fundamentales para el presente y para su futuro profesional: un itinerario humanístico -imprescindible para que los alumnos de todas las titulaciones preparen su mente para innovar-, y otro digital -que permitirá formar la capacidad tecnológica del alumno-.

Participación de agentes sociales

La rectora ha señalado que en la validación de todas las propuestas formativas de la UEMC se seguirá contando con la intervención como asesores de los agentes económicos, sociales y empresariales más relevantes, puesto que su intervención «resulta fundamental» y son decisivos para poder «enfocar lúcidamente el proceso formativo de nuestros estudiantes».

En este sentido, ha destacado la importancia de «sincronizarse activamente» con el ámbito social, económico y empresarial, «una necesidad de primer orden a la que la educación, especialmente la superior, no debería renunciar».

«Es el que nos hace más tolerantes, capaces de construir desde la discrepancia, son destinos de nuestra ruta pedagógica», ha explicado la rectora, quien ha incidido en que estos pensamientos activan las consideradas por la UNESCO como las competencias clave para este siglo, las 'habilidades núcleo' sobre las que se trabaja en la UEMC «como la valentía, la autoconsciencia o la empatía, que activan la inteligencia del éxito de nuestros universitarios».

Además, en su discurso ha recordado la apuesta por formar la sensibilidad humana de los universitarios e impulsar su vida intelectual, «un itinerario imprescindible hacia el liderazgo al que están llamados».

Este camino educativo conduce hacia la 'Empleabilidad Inteligente', un proyecto que Imelda Rodríguez Escanciano presentó en el acto de toma de posesión de su segundo mandato como rectora, y sobre el que ha afirmado que reposa toda su política educativa de estos próximos años. «Se trata de un un proyecto de ingeniería educativa decisivo para el éxito de cada alumno», ha recordado.

Por otro lado, la rectora ha destacado el reconocimiento de la UEMC por su política de empleabilidad, pero no sólo por su índice cercano al 90 por ciento, sino porque eso representa que son capaces de formar los mejores profesionales «que serán primero las mejores personas para la sociedad».

A este respecto, Rodríguez ha animado a los jóvenes a salir de la indefinición, a luchar por la ambición colectiva y a comprender que la clave está en poseer «influencia y no poder».

Pacto educativo

Por otra parte, durante su discurso de apertura, Rodríguez Escanciano ha señalado que «las telarañas ideológicas o electoralistas» no pueden «oscurecer» el vigor de la Educación, y las políticas educativas no se pueden definir «en una mesa jugando al pin-pon».

La rectora ha reclamado «una voluntad política inquebrantable» necesaria para un país que «tiene capacidad para situar a la Educación en un estadio general de vanguardia porque dispone de especialistas y profesionales de nivel».

«Nuestro país necesita renovación y también más innovación», ha reclamado la rectora, quien cree que hace falta «políticos con un alto sentido de Estado que, soltando sus mochilas ideológicas», empiecen a construir un Pacto Educativo por los puntos que les unen y luego limar las diferencias «que no deben hacer otra cosa más que enriquecer el acuerdo final, para llegar a dotar a nuestra Educación de la consistencia que le urge tener».

«A veces parece que hay más empeño en resistir que en innovar», ha continuado la rectora, quien ha añadido que «solo una educación sin grietas puede construir la libertad del individuo, el bienestar y la paz social».

Así, Imelda Rodríguez Escanciano ha pedido a los políticos «que detengan su mirada en la Educación de forma generosa, sensata y rotunda para que puedan desatar los nudos de ese tiempo de espera en el que se ha sumergido a las políticas educativas».

La lección inaugural fue impartida por el director del Departamento de Humanidades de la Universidad, el doctor Miguel Ángel Quintana Paz, que llevó por título 'Sapere aude, o ¿cabe llamarnos aún ilustrados?'. En ella, y tomando como pie el lema latino de la UEMC (Sapere aude, es decir, 'Atrévete a saber'), trazó sus orígenes en la historia de la cultura y explicó los diez principales desafíos que en el mundo de hoy amenazan esa idea ilustrada de perseguir el saber que libera y la libertad que proporciona saber.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos