Puente incluirá a los tres ediles de Toma la Palabra en su gobierno tras alcanzar un acuerdo en Valladolid

Saravia y Puente, un pleno anterior. / A. MINGUEZA

El alcalde en funciones acaba de anunciar que paraliza el decreto para promulgar el ejecutivo en solitario del PSOE

Antonio G. Encinas
ANTONIO G. ENCINAS

«Lo primero que he hecho ha sido dar instrucciones al secretario municipal para que suspenda el procedimiento de promulgación del decreto de formación de Gobierno, que se iba a firmar el sábado», anunció el alcalde en funciones, y próximo regidor, Óscar Puente. Apenas habían pasado dos horas y media desde que Valladolid Toma la Palabra ofreciera una rueda de prensa en la que anunciaba que se habían retomado las negociaciones y que se estaba «avanzando en acuerdos programáticos», por lo que suspendían, a su vez, la consulta a sus militantes sobre si apoyar o no la investidura de Óscar Puente.

«A ver si somos capaces de cerrar un Gobierno, cosa que espero que consigamos la semana que viene, a ser posible el mismo lunes», enfatizaba Puente. De sus palabras se infiere, además, que el reparto de áreas no diferirá demasiado del que estaba ya avanzado a finales de la semana pasada, aunque no quiso zanjar la cuestión públicamente.

Más información

«El acuerdo político, la coincidencia programática, ya estaba. Lo que ha fallado hemos sido las personas. En muchas ocasiones hemos sido más beligerantes y más intransigentes de lo que se debería, y eso se está corrigiendo y el panorama es esperanzador», señalaba. Sobre si se arrepentía de su discurso del lunes, cuando fue especialmente crudo con sus hasta entonces socios de Gobierno, aseveró, sin embargo, que «a veces es necesario un punto de ruptura». «Las cosas más duras se las solemos decir a las personas que más queremos. Cuando sientes que alguien a quien quieres te falla, a veces eres muy duro en la crítica, y eso hay que interpretarlo en ese sentido», añadió.

La opinión de Francisco Cantalapiedra

La reunión de la Junta de Gobierno del miércoles resulta clave para el desenlace de este conflicto emocional entre las dos formaciones. «Estas 24 horas han sido muy importantes, porque nos hemos dicho muchas cosas. Muchas. A calzón quitado. Algunas nada amables. Pero como en las familias o como entre los amigos, cuando hay una disputa las cosas se dicen, a veces con crudeza, pero lo que queda es lo que se ha vivido y lo que significamos los unos para los otros. Y en el grupo de Gobierno del Ayuntamiento de Valladolid había políticos pero había también amigos».

Las conversaciones, sin embargo, continúan. Y lo harán quizá más allá del Pleno de investidura del sábado, donde, si todo sigue el plan previsto, Óscar Puente recibirá el apoyo de una mayoría absoluta de las concejales y será elegido a las primeras de cambio. «El tema programático queremos dejarlo resuelto esta tarde o mañana. Y en el acuerdo de Gobierno las cosas estaban al 95%. Pero es importante que al sábado vayamos con este espíritu de colaboración recuperado», explicó Puente.