Pedrosa del Rey convierte sus calles en un museo dedicado a la labranza

Inauguración del museo de la labranza, en Pedrosa del Rey./N. L.
Inauguración del museo de la labranza, en Pedrosa del Rey. / N. L.

La iniciativa ha sido promovida por el Ayuntamiento y está financiada con fondos Leader

N. LUENGOPedrosa del Rey

Pedrosa del Rey se ha convertido en un gran museo al aire libre. Este viernes numerosos vecinos y curiosos pudieron disfrutar de los aperos de labranza que se han restaurado e instalado en ocho diferentes enclaves de la localidad. Un museo etnográfico que servirá para recuperar una de las señas de identidad de Pedrosa del Rey y para poner en valor los vestigios de una industria que fue motor de la comarca. El circuito museístico, cuyo promotor es el Ayuntamiento del municipio, está compuesto por un total de 20 aperos que han sido ubicados frente a la iglesia de San Miguel, en la ermita de Nuestra Señora de Gracia y junto a la senda cicloturística. La mayor parte de estas herramientas de labranza han sido cedidas por los propios vecinos del municipio y su restauración ha consistido en la reposición y reparación de piezas deterioradas o inexistentes y el tratamiento de la madera.

El proyecto sirve, además, para «dinamizar el turismo, no sólo del pueblo, sino de toda la comarca», explicó José Ramón Fernández, alcalde del municipio. Por este motivo, se ha llevado también a cabo obras para acondicionar, nivelar y pavimentar los lugares en los que ahora lucen los aperos, además de la plantación de árboles y arbustos en el recorrido para dotar a la zona de mayor valor paisajístico.

N. L.

Los vecinos, que el viernes iniciaron sus fiestas patronales, a la salida de misa acudieron deseosos a conocer y recorrer este museo. Entre las piezas que más llamaron su atención, están las aventadoras, que durante el siglo XX se fabricaban en el municipio y que se utilizaban para separar el cereal de la paja. «Pedrosa llegó a tener hasta seis fábricas de aventadoras que exportaban su producción a diferentes puntos del país», explicó Fernández. Buena muestra de estas máquinas pedrosinas son algunas de las expuestas y que todavía lucen orgullosas sus ya desaparecidas marcas, «La espiga dorada» y «La silenciosa». La muestra se completa con carros, también fabricados en Pedrosa del Rey, yugos, gradas de disco, trillos, sembradoras, arados romanos y de vertedera, segadoras agavilladoras, motores de riego y molinos de grano.

La inversión del proyecto asciende a 21.060 euros euros, de los cuales 13.000 euros han sido financiados a través de la línea de ayudas europeas Leader 2014-2020 que gestiona el Gal Zona Centro de Valladolid, con sede en Tordesillas. «Este museo debe ser un referente para que otros municipios también mantengan vivas sus tradiciones, sus costumbres y en definitiva su historia. Es una iniciativa que informa, que recupera, que atraerá visitantes y que sirve de ejemplo de desarrollo sostenible», ha explicado David Larrión, gerente del GAL. Este museo de aperos se ha convertido en el cuarto proyecto subvencionado por esta entidad al Ayuntamiento de Pedrosa desde el año 2002. Los anteriores fueron la construcción de un centro cultural polivalente, la recuperación de los entornos «Pozo Pedrao» y «Fuentica» y la creación de un microvivero de empresas. Proyectos todos ellos, que suman unas ayudas de 399.732,37 euros.

Pedrosa en fiestas

Durante estos días, Pedrosa del Rey vive con intensidad sus fiestas patronales en honor a San Abdón y San Senén, que arrancaron el viernes con diferentes actividades para niños y grandes. Ayer sábado un tren turístico recorrió la localidad, hubo una paella de hermandad y diferentes actividades acuáticas. Por la tarde se retaron para batir el récord con el ciempiés humano más grande y por la noche discomovida y fiesta after. Hoy domingo el cartel de fiestas destaca por un  encierro ecológico y Gran Prix, barrilada con parrillada y un guateque inspirado en los años 60. Las fiestas acabarán el lunes con una guerra de pistolas de agua, una comida de hermandad y una orquesta.