Una gestora se hará cargo de Vox en la provincia de Valladolid tras la dimisión de su presidenta

Sofía Muñoz y Jesús García-Conde. /El Norte
Sofía Muñoz y Jesús García-Conde. / El Norte

Emisarios del partido aprovecharán este martes una reunión en la capital programada «hace un mes» para designar una dirección provisional

Eva Esteban
EVA ESTEBANValladolid

Estaban preparados para exhibir músculo y dar la campanada en las elecciones municipales. En la provincia, Vox multiplicó por seis el número de votos obtenidos –2.280 en 2015 frente a los 14.644 de este año–, pasó de tres a veinte concejales y logró mantener la alcaldía de Barruelo del Valle. Cerró filas en torno a su presidenta, Sofía Muñoz Casares, pero los resultados obtenidos no fueron los esperados.

Ahora, cuatro meses después de aquellos comicios, la dimisión de Sofía Muñoz como presidenta ha provocado la efervescencia entre las filas críticas del partido en Valladolid. De cara a la galería «apenas se notaba», pero según dicen fuentes consultadas «era un secreto a voces», una decisión que debía llegar «antes o después». La situación interna, afirman miembros del partido, era «insostenible, y más viendo que puede haber elecciones generales». Estaban «parados», a la deriva. Pero no solo eso: «había bastante dejadez» por parte de la dirección, hasta tal punto que «ya no se organizaban actividades». Asimismo, la ya expresidenta (presentó su renuncia hace unos días) no ha explicado a los afiliados las razones que han motivado su decisión. «Ni una carta ha mandado; qué menos que despedirse», lamentan.

Dedicación plena

El Comité Ejecutivo Nacional tiene la tarea ahora de conformar una gestora que se haga cargo de la dirección provincial. Emisarios del partido llegarán previsiblemente en la tarde de este martes a la capital, aunque cuándo se celebre el encuentro –programado desde «el mes pasado»– dependerá de una visita que tienen prevista este martes en Zamora. Además, fuentes del partido aseguran no haber recibido ninguna noticia «desde Madrid».

Otro de los nombres que está en el punto de mira es el de Jesús García-Conde, único procurador del partido en las Cortes de Castilla y León. Es, además, vicepresidente de Vox en la provincia. Según apuntan estas fuentes, está a la espera de obtener una dedicación plena.

De esta manera, el parlamentario autonómico no solo no dirigirá la gestora, sino que es «previsible» que presente su renuncia como procurador. En caso de que esto suceda, su sustituto sería José Ignacio de Uribe, número dos en la lista.

Quienes sí jugarán un papel determinante en el futuro Vox, además del propio De Uribe, son la actual responsable de Comunicación, Silvia Martín, y la exalcaldesa de Zaratán, Susana Suárez, quien se afilió al partido cuando abandonó el Partido Popular.