Álvaro Carrero: «Si tienes estabilidad como actor, algo peligra»

El actor, Álvaro Carrero. /EL NORTE
El actor, Álvaro Carrero. / EL NORTE

El actor es también autor de la obra 'En ocasiones veo a Umberto', en el Teatro Zorrilla

ADOLFO PÉREZ VEGA VALLADOLID

Un muerto, dos mujeres, un hombre y una quiniela millonaria son los ingredientes que conforman esta comedia de Álvaro Carrero, que se podrá disfrutar en el Teatro Zorrilla los días 3 y 4 de septiembre, a las 20:30; al precio de 25 euros, en el anfiteatro, y 28 en platea y palcos.

VIDEOCHAT

-¿Ha estado alguna vez en Valladolid?

-Sí, he estado en calidad de monologuista, llevo 16 años actuando como monologuista. Aunque mi formación es para actuar y lo que más me gusta en esta vida es trabajar como actor. Valladolid tiene un material de monologuistas estupendo y, de hecho, les conozco a todos. Soy íntimo amigo de J. J. Vaquero.

-Haley Joel Osment, el niño que veía muertos en el Sexto Sentido ¿Se reiría o se asustaría si ve a Umberto?

-Se reiría, por supuesto. Se reiría porque es el único objetivo que tiene esta comedia. Y he visto que cuando uno se pone a escribir sobre muertos, le da un pelín de respeto, porque se tiene que hilar muy bien para que el público se relaje en todo momento. Pero me daba el miedo de decir: 'Ostras, la obra empieza con un féretro en escena y quizás alguien ve la obra y ha sufrido esa situación real unas semanas atrás'. Por suerte, se ha hilado bien e incluso gente que me ha venido diciendo «pues mi marido ha fallecido recientemente y para mi ha sido un momento de relax, de disfrute» y se agradece, la verdad.

-Bueno, usted lo ha dicho, ha hecho de muerto ¿Pero que papel le gustaría representar de vivo?

-¡Ostia, que buena pregunta! Pues mira, he estado pensando en algún papel en concreto y la verdad que yo como actor no lo contemplo. A uno le gusta la posibilidad de interpretar muchos papeles. No sabría atinarte con ningún personaje en concreto, lo que me fascina es la reencarnación de un personaje en teatro. Es verdad que yo he hecho más comedia y, en el fondo, a veces te gustaría haber trabajado en algo más dramático, que lo he hecho pero en menor medida.

-Yendo un poco al hilo, siempre ha trabajado en comedia ¿Pero saldría alguna vez de esa zona de confort y se atrevería con otro género?

-Sí, sin duda alguna. De todas maneras, se habla mucho ahora de la zona de confort, la gente le ha cogido un cierto hastío a salir de ella. A mi me encanta estar en la zona de confort, sobre todo en lo personal, y también en lo profesional... pero vivimos en una profesión que no tiene zona de confort. Yo cuando estrené Umberto (que soy autor, director y uno de los actores) y terminé el primer periplo, me diagnosticaron una úlcera en el estómago de dos centímetros. Me la pueden curar, tranquilo... pero para que veas que no hay confort. Tenemos una profesión que no se debe convertir en algo funcionarial. Es absurdo. Esa comodidad que puede tener un funcionario, que es maravillosa y muy respetable, cuando la tienes como actor... algo peligra. Sí, tienes estabilidad, pero creo que hay que subir siempre el escalón. Entonces sí, sin duda alguna lo haría y espero hacerlo. Ahora, por ejemplo, estoy escribiendo el que espero sea el guión para una película donde hay una comedia, pero hay un tinte emocional, es un pasito más alante, a otro tipo de metas.

-De todas maneras, aunque no haya zona de confort en su trabajo, ha trabajado en cine, en televisión, en teatro y en radio, en todo lo que se puede trabajar prácticamente ¿Con qué medio se siente más a gusto?

-Con el teatro. Me encanta la radio, pero el teatro sin duda alguna. Es para lo que me preparé, estudié en la Escuela General de Arte Dramático de Madrid y fueron los mejores años de mi vida. Es una formación que no es que sea mi 'padre nuestro', ni muchísimo menos, pero es una base y como actor recurro a esa metodología muchas veces. El hecho de pisar unas tablas tiene algo muy especial, por encima de la televisión y del cine.

-Con respecto a la obra, 'En ocasiones veo a Umberto', ¿Puede que sea la más desternillante que ha hecho?

-Fíjate, si cuando yo estaba escribiendo Umberto, tu me preguntas por el éxito que está teniendo ahora... ¡Ni de broma puedo dimensionar, en ese momento, eso! Creo que no lo puede hacer nadie, yo muchísimo menos. Sentía que estaba haciendo algo que me estaba gustando mucho a la hora de escribir, que estaba intentando hilar lo mejor posible. Era mi primera yo solo como autor y estoy empezando en esto. De hecho, trabajo como guionista en series y como monologuista y, en el fondo, se empieza un poco con esto. Escribí una obra que era 'Se ha escribido un crimen', así como suena, que se basaba prácticamente en el gag, en el sketch, y era una obra realmente desternillante. Ahora, con un hilo conductor como tiene -'En ocasiones veo a Umberto'- y unos personajes definidos, pues ha resultado ser algo muy divertido.

-De todas maneras ¿Cómo cree que será el recibimiento que le hará Valladolid a Umberto?

-Valladolid yo lo conozco, la última vez que estuve fue en el Zorrilla -el teatro-, y tiene un público que está muy preparado, la verdad. Yo creo que sabe, y mucho, de tablas, sabe mucho del directo. El hecho de que se esté llenando con la expectación, ya dice mucho de la acogida. Yo creo que se van a divertir, sinceramente. Umberto no te enseña nada nuevo, es una comedia al uso, para entretenerte. Hay un género que no se si llegó a existir en el cine. Yo en mi cabeza tengo las películas de acción, las de comedia... y luego había películas, como mi preferida, que es 'El golpe', con Marlon Brando y Paul Newman, que son de entretenimiento; el hecho de entretenerte, sin mucha más pretensión. Yo creo que uno de los grandes logros de Umberto es que no tiene ninguna pretensión, que para la comedia es muy bueno. La gente se va a entretener mucho, porque es muy dinámica, tiene mucho ritmo... y sí, yo creo que va a tener muy buena acogida. Con ese sensación vamos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos