El centro de ocio Parquesol Plaza cierra sus puertas 20 años después

Un candado impide el acceso al aparcamiento del centro comercial de la calle Enrique Cubero. /J. Sanz
Un candado impide el acceso al aparcamiento del centro comercial de la calle Enrique Cubero. / J. Sanz

La incertidumbre se cierne sobre el futuro del edificio de 12.845 metros cuadrados, cuyos dueños barajan abrir allí un ‘call center’

J. Sanz
J. SANZ

La soledad acompañó al concurrido restaurante de la planta baja del Parquesol Plaza durante los últimos nueve meses de vida de este maltrecho centro de ocio, situado en un altozano al final de la calle Enrique Cubero, hasta que el pasado 25 de febrero concluyó el contrato de arrendamiento al que se aferraron sus dueños para aguantar contra viento y marea. Su suerte estaba echada desde hacía tiempo y la marcha del Foster’s Hollywood certificó la defunción del segundo centro comercial más veterano de la capital, que abrió sus puertas un mes después de Vallsur (el 28 de noviembre de 1998) y que acaba de cerrarlas coincidiendo con su veinte aniversario. No habrá velas que soplar para celebrarlo y el enorme cubo metalizado de 12.845 metros cuadrados, y otros ocho mil de aparcamiento (subterráneo y al aire libre), es ahora un cajón vacío con un futuro más que incierto.

Su catalogación como espacio exclusivamente de ocio impide a sus actuales propietarios, la inmobiliaria Dos Puntos (heredera de los bienes de la constructora Parquesol), buscar otras opciones a corto plazo para devolver la vida a un centro en el que ya se intentó, sin éxito, reconvertirlo en un ‘factory’ –tiendas con descuentos–, transformar los antiguos cines en un gimnasio, abrir un gran supermercado... Pero todo fueron proyectos fallidos y lo cierto es que sus últimos inquilinos ya sabían desde principios del año pasado que su suerte estaba echada.

«Lo último que supimos de los dueños es que tenían la idea de transformar el edificio, o una parte de él, en un ‘call center’ (centro de llamadas)», explican fuentes de la Concejalía de Urbanismo antes de aclarar que a día de hoy, a la espera de la aprobación del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), está opción sería inviable. «Este centro está catalogado exclusivamente como espacio de ocio, si bien el futuro Plan General prevé ampliar sus posibilidades a un uso terciario (ocio, comercio, oficinas...)», aclara el concejal del Área, Manuel Saravia.

Dos vallas oxidadas y un candado impiden ahora el acceso al aparcamiento y un triste folio, colocado por los dueños del Foster’s, ni siquiera por los del Parquesol Plaza, anuncia su cierre en la cristalera. Un triste adiós después de veinte años.

Nada menos que veintinueve negocios, entre bares y restaurantes, y seis salas de cines llegó a albergar el centro de ocio Parquesol Plaza, una apuesta novedosa en aquel lejano 26 de noviembre de 1998 para una ciudad que por aquel entonces acababa de vivir la apertura de su primer centro comercial (Vallsur) apenas un mes antes. Y la apuesta funcionó, al menos durante los primeros años, hasta el cierre de los cines en 2002. Las disensiones entre los propietarios (Parquesol, por un lado, y Enrique Cerezo, por otro) se tradujeron en un progresivo abandono del centro comercial y en una imparable cascada de cierres. Tanto es así que solo cuatro negocios estaban abiertos ya en 2010 y uno solo, el más veterano (Foster´s Hollywood), resistió hasta el final durante los últimos nueve meses. El pasado 25 de febrero cerró sus puertas y con ellas las del Parquesol Plaza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos