Las capturas de conejos en Valladolid se triplican en tres años hasta alcanzar las 12.436

Un hurón captura un conejo en la calle Ciudad de la Habana. /J. S.
Un hurón captura un conejo en la calle Ciudad de la Habana. / J. S.

La brigada de control de plagas duplica su plantilla y suma más de cuatrocientas intervenciones contra cucarachas y ratas

J. S. Valladolid

Las cuadrillas de bicheros que cada año recorren la ciudad para intentar mermar la plaga de conejos que desde hace casi un decenio afecta al casco urbano han triplicado sus capturas en los últimos tres hasta alcanzar la friolera de 12.436 en 2017. Una cifra similar a la del ejercicio anterior, con 11.129, pero muy superior a las de 2015 (7.788) y 2014 (4.174). Y eso es debido a la ampliación de las licencias gratuitas de caza de conejos con hurón y redes en la ciudad, que concede el propio Ayuntamiento desde 2016 con carácter anual con el fin de reducir la sobrepoblación.

Nada menos que 34 capturas diarias realizaron los bicheros el año pasado, más del doble que las operaciones de «recogida de palomas» que llevan a cabo en paralelo dos empresas especializadas, cuyos operarios capturaron 14 aves diarias en 2017 hasta sumar 5.253 en todo el año. Esta cifra duplica también las de los ejercicios anteriores (fueron 2.625 en 2016) fruto de una reciente «sobrepoblación de torcaces que han venido a anidar a la ciudad en los últimos dos años», explicó el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, al término de la Comisión especial de quejas y sugerencias, en la que se ­presentó un informe sobre reclamaciones vecinales de limpieza y plagas urbanas.

Conejos y palomas

35.527
conejos se han cazado en la capital entre 2014 (4.174), 2015 (7.788), 2016 (11.129) y 2017 (12.436).
14.199
palomas se han capturado entre 2014 (2.855), 2015 (3.466), 2016 (2.625) y 2017 (5.253).

El propio teniente de alcalde reconoció que el año pasado «se incrementaron las quejas y peticiones de servicio (retirada de muebles, control de animales y plagas...) a los departamentos de Limpieza y Salud», hasta sumar 896, el triple que en 2014, aunque matizó que «muchas de ellas son peticiones de servicio, que no quejas, de los ciudadanos a través del servicio telefónico 010». El propio informe municipal, que recoge un notable descenso de las quejas y peticiones durante el primer semestre de 2018 (han pasado de 340 en el mismo periodo de 2017 a 191), atribuye el crecimiento de las mismas durante el año pasado a los problemas generados por la sequía (2017 fue el más seco de la historia), que impidió el baldeo de calles para eliminar, por ejemplo, los restos de excrementos de palomas.

«El Ayuntamiento está actuando en las dos áreas con un incremento de la plantilla de la brigada de zoonosis (control de plagas), que se ha duplicado hasta sumar 16 operarios –el año pasado realizaron más de cuatrocientas operaciones contra cucarachas y roedores–, y de la mecanización del servicio de Limpieza, con una inversión que ronda el millón de euros», apuntó el concejal antes de lamentar que el año pasado «hubo un repunte del abandono de enseres en la vía pública», que obligó a los empleados a realizar 91.134 retiradas de objetos, frente a las 82.260 de 2016. «También para esto hemos puesto en marcha campañas de concienciación», añadió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos