Blázquez anima a seguir el modelo de caridad de San Pedro Regalado y ruega por «oportunidades para los jóvenes»

Blázquez anima a seguir el modelo de caridad de San Pedro Regalado y ruega por «oportunidades para los jóvenes»
El cardenal Ricardo Blázquez, durante la misa de San Pedro Regalado en la catedral.Henar Sastre

«No hemos nacido para ganar dinero sino para vivir», recuerda el cardenal en la misa del patrón de Valladolid

J. Sanz
J. SANZValladolid

«El dinero es solo un medio para vivir. No hemos nacido para ganar dinero sino que hemos nacido para vivir», ha destacado hoy el cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, durante la homilía de la misa de San Pedro Regalado (1390-1456), patrón de Valladolid, celebrada en la catedral y en la que ha animado a los vallisoletanos a seguir el modelo de caridad del santo franciscano.

«Aprendamos de la vida de San Pedro Regalado para que el Señor nos vaya enseñando a vivir libres de la esclavitud del dinero y libres para compartir en nuestra sociedad», ha añadido el arzobispo antes de desear, con la intercesión del patrón vallisoletano, que «todos podamos tener un trabajo digno y estable y, en especial, tantos jóvenes que aguardan y aguardan una oportunidad y que acaban mirando con recelo a una sociedad que no se la da».

Ricardo Blázquez ha incidido en la importancia de «hacer memoria litúrgica» y de «actualizar las enseñanzas de San Pedro Regalado», un monje que «hizo un cambio en su vida y que eligió vivir pobre, pese a formar parte de una familia noble y acomodada, para repartir cuanto recibía entre los necesitados». Y no se trata, ha aclarado, «tanto de salir a la calle con un olla de comida y un cesto de pan, como hacía San Pedro Regalado, sino de tener una actitud ante la vida de darnos a los demás».

«Frente a la codicia insaciable como forma de vida debemos aprender a compartir sin ser esclavos de la avaricia y la codicia y, aunque sabemos que necesitamos el dinero para llevar una vida digna, no podemos servir a Dios y al dinero cayendo en esa codicia insalvable», ha reiterado el arzobispo antes de concluir su homilía rogando al patrón vallisoletano que «bendiga nuestras vidas y nuestras esperanzas, así como la labor de nuestras autoridades -en la misa estaba presente el alcalde, Óscar Puente, y la mayoría de los candidatos de otros partidos políticos- en el día a día».