Antonio Gato: «El Ayuntamiento de Valladolid está creando la ciudad que necesita el comercio tradicional»

El concejal de Hacienda, Antonio Gato./L. N.
El concejal de Hacienda, Antonio Gato. / L. N.

El concejal de Hacienda y Promoción Económica destaca el apoyo del Consistorio al sector minorista

LAURA NEGROValladolid

El próximo jueves se celebra el II Foro del Comercio. Una cita importante para el sector minorista, organizada por el Ayuntamiento de Valladolid y el Norte de Castilla. A las 9:30 horas arrancarán las intervenciones de los diferentes protagonistas del sector, que analizarán casos de éxito de otras capitales españolas e innovadoras propuestas para dinamizar el comercio local. Antonio Gato, concejal de Hacienda, Función Pública y Promoción Económica de Valladolid, participará en una de estas mesas redondas y será el encargado de clausurar la jornada. El edil ha puesto en valor en esta entrevista, la cercanía y variedad que caracteriza al comercio local vallisoletano y ha aprovechado para repasar las iniciativas municipales en apoyo del sector.

-¿En qué situación se encuentra el comercio vallisoletano?

-Después de tres buenos años de ventas, en el 2018 se ha producido una ralentización de las mismas. A nivel nacional, las ventas del pequeño comercio, bajaron un 0,8%. Es un dato que debería hacer encender las alarmas a los agentes del sector. El comercio local tiene una importancia enorme en la economía y en la vida de Valladolid. Hay 4.200 comercios en la capital que aglutinan 33.000 trabajadores, de los cuales, 17.000 son asalariados en el comercio minorista, 6.000 asalariados en centros comerciales y grandes superficies y 10.000 autónomos. El pequeño comercio contribuye en buena medida en al PIB de la ciudad, y hace que Valladolid sea una ciudad más dinámica, alegre, estética, segura y viva.

-¿Cuáles son los retos a los que se enfrenta el sector minorista vallisoletano?

-El principal reto es el exceso de capacidad. A nivel regional hay 13 comercios por cada 1.000 habitantes, cuando la ratio nacional es de 10 comercios por cada 1.000 habitantes. La competencia de las grandes superficies, los nuevos hábitos de compra, el relevo generacional y la venta por internet, también van en detrimento del comercio tradicional. Además, el sector se encuentra frente a una dicotomía: por un lado, está el exceso de regulación, con excesivos domingos y festivos de apertura, y por otro, está la desregularización sobre periodos de rebajas, que son casi permanentes. El sector debe liderar el cambio y el Ayuntamiento siempre estará detrás apoyando económica e institucionalmente. Estamos creando la ciudad que necesita el comercio tradicional.

-Haga balance del mandato, ¿qué medidas de las adoptadas en materia de comercio local destacaría?

-En estos años el comercio ha tenido una atención preferente de todo el equipo de gobierno y especialmente de mi concejalía. Hemos puesto en marcha tres diferentes líneas de trabajo. La primera enfocada a crear un modelo de ciudad compacta. Mediante el PGOU se ha restringido el ámbito de expansión de la ciudad y se ha avanzado en la peatonalización de calles para favorecer al comercio. Es un modelo muy implantado en Europa, donde los cascos históricos son grandes centros comerciales de pequeñas tiendas. También se ha tratado de evitar que las grandes administraciones se alejen del centro, ya que dan vida a las calles, al comercio y a la hostelería. Otra línea es el apoyo institucional. Hemos trasladado a la Junta la petición para reducir de 16 a 12, los días festivos de apertura y damos cobertura en todas las presentaciones de actividades que se realizan en el marco de la mesa del comercio. Por último, está el apoyo económico, que ha sido, y es muy importante. En 2018 concedimos 300.000 euros de ayudas directas para acciones de promoción y mejora del comercio minorista. En 2019, hemos incrementado la cuantía un 65%, de forma que las subvenciones que recibirá el comercio llegarán a los 500.000 euros de ayuda. Además, en el marco del Plan de Empleo Municipal, en 2018 se concedieron 175.000 euros en ayudas para la creación de nuevas empresas del sector comercio y otros 75.000 euros para fomentar la contratación.

-¿Se le ha quedado algo en el tintero a la hora de potenciar el comercio local?

-Me hubiera gustado implantar la plataforma para la venta online. Es algo que desde la concejalía siempre hemos visto necesario para complementar la actividad comercial presencial, que está basada en la cercanía, empatía y en la calidad en el trato. Estudiamos modelos implantados en otras ciudades, pero la propuesta no fue bien recibida. Alegaron problemas logísticos y económicos que ya han sido solventados. Desde el ayuntamiento no cejamos en el empeño y hemos vuelto a incluir la propuesta de la plataforma de venta online en el Plan Estratégico, que presentaremos en unos días y que se ha elaborado con la colaboración de todos los grupos de interés, con todas las áreas del ayuntamiento y con el consenso de la administración regional y nacional. El sector está más receptivo a estos planteamientos. Sería la forma de abrir el comercio tradicional de Valladolid al mundo. Por lo demás, me siento muy satisfecho de lo que hemos logrado durante estos cuatro años de intenso trabajo con Fecosva, Avadeco y con la Cámara de Comercio. Estoy muy agradecido al sector porque la dinámica de trabajo ha sido muy fluida y el ambiente, de total entendimiento. Ellos saben y reconocen la apuesta que ha hecho el ayuntamiento por el comercio local.

-Estamos en plena Semana de la Moda de Valladolid, ¿qué supondrá para la ciudad y para el sector retail?

-Es una de las actividades propuestas por Avadeco y que financia el Ayuntamiento. Tiene una gran proyección mediática y una excelente acogida en la ciudadanía. Es un gran escaparate y cada vez son más las firmas que exponen en ella sus colecciones. Además, se celebra en un gran marco, el LAVA.