La Asociación Unificada de Guardias Civiles critica la falta de chalecos antibalas tras el tiroteo de Castrillo-Tejeriego

La Guardia Civil accede al bar Maribel, en el municipio vallisoletano de Castrillo-Tejeriego, donde ayer se produjo un tiroteo./HENAR SASTRE
La Guardia Civil accede al bar Maribel, en el municipio vallisoletano de Castrillo-Tejeriego, donde ayer se produjo un tiroteo. / HENAR SASTRE

Denuncian las condiciones de precariedad en las que trabajan y la «grave situación» en que se encuentra la seguridad ciudadana del medio rural vallisoletano

El Norte
EL NORTEValladolid

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) considera que el suceso luctuoso que el pasado domingo se saldó con un fallecido y tres heridos por disparos de escopeta en la localidad vallisoletana de Castrillo Tejeriego pone «en evidencia» las condiciones de precariedad en las que trabajan los agentes en la provincias y la «grave situación» en que se encuentra la seguridad ciudadana del medio rural vallisoletano.

En un comunicado remitido a Europa Press, la AUGC recuerda que la primera patrulla en llegar al lugar de los hechos se encontraba «a 40 kilómetros» y los agentes personados «no disponían de chaleco antibalas» para un suceso en el que se habían producido disparos.

En concreto, la unidad de la patrulla que llegó en primer lugar dispone, según señala, de seis chalecos con sólo dos tallas para 20 agentes. «Estos agentes acudieron a un aviso de un tirador activo sin disponer de medios de protección adecuados, como escudos y cascos balísticos, o con armas largas», subrayan.

Para la organización, esto se suma a otros episodios como la mujer de 50 años hospitalizada con cuatro costillas y la clavícula rotas debido a las agresiones que sufrió por parte de una banda de jóvenes en Viana de Cega al intentar defender a un grupo de chicas que eran increpadas; las dos personas hospitalizadas esa madrugada por peleas ocurridas durante las fiestas del municipio; el apuñalamiento ocurrido el 15 de agosto en Tudela de Duero por parte de una mujer a su pareja; el atraco a punta de pistola el 2 de agosto en un hotel de La Cistérniga por cuatro encapuchados; el apuñalamiento de un varón el 17 de julio en Cigales por una disputa familiar, o los tres chavales apuñalados el día 13 de julio en La Cistérniga durante las fiestas patronales, además del homicidio de un varón de 85 años durante un robo en su domicilio en Peñafiel el 14 de julio.

En un comunicado remitido a Europa Press, la asociación ha recordado los 700 agentes con que cuenta el cuerpo en Valladolid, frente a provincias como León, con 1.200 efectivos, por lo que asegura que Valladolid posee «un 40 por ciento menos de efectivos que León para aproximadamente el mismo número de denuncias» y critica la «nefasta gestión» durante la última década con los recursos humanos del Instituto Armado.

Asimismo, advierte de que esta situación «se agravará aún más en los próximos días», cuando se haga efectiva la última resolución de destinos y «se pierda otro cinco por ciento» más de la plantilla dedicada a seguridad ciudadana en Valladolid, cuyos agentes «huyen de esta especialidad hacia otros destinos como la vigilancia de edificios», cuya plantilla con la próxima resolución de destinos se incrementará en un 19 por ciento.

«Muchas cosas se han hecho mal en los últimos años y ahora se están comprobando las consecuencias», insiste el comunicado, donde considera «difícil de entender» que el Puesto Principal de Zaratán sea la unidad con más denuncias, a cuyo cargo están poblaciones como Arroyo de la Encomienda, Simancas o Zaratán, y centros comerciales como Rio Shopping o Hipercor, y sin embargo tenga «un 20 por ciento de su plantilla sin cubrir», o que esa unidad tenga «personal comisionado en labores burocráticas en el edificio de la Comandancia de Valladolid».

Unidades fantasma

Tampoco entiende la AUGC que un 13 por ciento de la plantilla de seguridad ciudadana esté «comisionada en unidades fantasma que no existen en el catálogo», o se dediquen a «labores burocráticas» cuando existen funcionarios civiles para esas tareas.

Otra de las quejas de esta organización es la presencia de dos agentes en el edificio de Presidencia de la Junta de Castilla y León cuando «es demarcación de Policía Nacional y la vigilancia corre a cargo de seguridad privada».

Entre sus reclamaciones, están el que Valladolid disponga de una unidad tipo Usecic, como ya disfruta León, Burgos, Ávila, Segovia o Soria, una unidad concebida para dar respuesta inmediata a los problemas de delincuencia de una zona en momentos puntuales.

Por último, lamenta que la Guardia Civil sea el único cuerpo policial en la provincia «sin ningún responsable que coordine a las patrullas en la calle», o que «todavía no esté junto a la Policía Nacional y Policía Municipal en la Sala Conjunta de la que sí forman parte ambos cuerpos desde hace años».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos