Más de cincuenta años de La Azucarera

En su historia, ha pasado por varias manos, viviendo su época dorada en los noventa, cuando su modernización la llevó a ser una de las factorías más productivas a nivel europeo

AGAPITO OJOSNEGROSpeñafiel

Desde la localidad granadina de Pinos Puente llegó a Peñafiel su azucarera, Nueva Rosario, que después pasaría a llamarse Azucareras Castellanas. Fue en 1953.

La molturadora comenzó a andar tres años después, funcionamiento que no paró hasta la campaña 2008-2009, cuando, en aplicación de la OCM del sector a la que se acogió la empresa propietaria, echó definitivamente la persiana afectando a 254 empleos directos.

En su más de medio siglo de vida, no fueron pocos los avatares de la fábrica peñafielense, tanto buenos como no tan buenos. Entre los segundos, el peor de todos: su desmantelamiento.

En 1964, la fábrica pasó a manos de Ebro Compañía de Azúcares y Alcoholes y, tras distintos procesos de fusión, se integró en el importante grupo empresarial Ebro-Puleva.

Uno de los momentos más importantes de su historia se vivió en los años 90, cuando se modernizó pasando a ser una de las factorías más productivas a nivel europeo.

El más simbólico, sin duda, la voladura de la antigua chimenea, en 2011.