La torre de la iglesia de Matapozuelos reabre al público tras su rehabilitación

La torre luce su nueva estampa./
La torre luce su nueva estampa.

La recuperación de la torre, conocida como la giralda de Castilla, ha costado dos años de trabajo

P. G.matapozuelos

El 16 de junio de 2012 comenzaron las obras de rehabilitación y acondicionamiento de una gran parte de la iglesia Santa María Magdalena de Matapozuelos. Ayer, dos años después, la torre de la iglesia, conocida como la giralda de Castilla, reabrió al público y los vecinos del municipio pudieron contemplar desde los 63 metros de altura que tiene la atalaya todo el campo de la Comarca Tierras de Medina.

«Estamos muy contentos con el resultado final de esta obra ya que desde este mismo momento contamos con un nuevo recurso turístico para el municipio», dijo el alcalde de la localidad, Conrado Íscar, quien mostró su satisfacción al ver cómo todos los vecinos se han volcado en la restauración del que es el símbolo de Matapozuelos.

Durante todo este mes y el próximo la visita a la torre será gratuita y, a partir de septiembre, los turistas tendrán que pagar, «aunque todavía no hemos concretado el precio porque estamos hilando el proyecto turístico». Son 160 escalones del monumento que podrán subir los visitantes.

«Hemos firmado un convenio con el Arzobispado de Valladolid, que nos cede la explotación de la torre, al igual que ocurre en la iglesia de la Colegiata de Medina del Campo», explicó Íscar, quien confirmó que las visitas que los vecinos hagan durante las próximas semanas irán acompañadas por las explicaciones de varios técnicos involucrados en la rehabilitación integral del monumento y que, «además, como muchos de los vecinos del pueblo, a través de la junta parroquial, han puesto dinero para poder sufragar las obras vamos a hacer una publicación en la que se explique todo el proyecto y con transparencia y claridad se pueda ver con todo detalle el coste de la interevnción».

Una vez finalizada esta recuperación de la torre y de parte de la fachada y del atrio, los operarios trabajan para consolidar las cubiertas de la iglesia, cuya inversión, procedente del área de Patrimonio de la Junta de Castilla y León, asciende a los casi 300.000 euros.

Las aportaciones

Durante estos dos años las obras se han podido realizar gracias a las aportaciones de la Fundación del Patrimonio Histórico que, junto al Arzobispado de Valladolid, han aportado en conjunto 214.200 euros (107.100 euros cada institución). Asimismo, el Ayuntamiento de la localidad, con la ayuda de la Asociación de Desarrollo Rural Ruta del Mudéjar, a través de los Fondos Leader europeos, han consignado otros 295.800 euros y «los vecinos, con sus aportaciones también han puesto su granito de arena para que hoy la recuperación y rehabilitación de la iglesia sea una realidad», como explicó el alcalde, quien cifró en 510.000 euros las obras de esta primera fase.

Con esta cantidad se han solventado los problemas del templo y de la torre. En el segundo caso, los impedimentos principales se encontraban en la coronación ochavada. También se ha rehabilitado el atrio de la entrada y la fachada norte, donde se hacían patentes las humedades, según puntualizó Íscar, quien cifró en un millón de euros la cantidad total que se invertirá en el templo para que recobre su lustre original.

El refuerzo de los cimientos de las zonas con movimientos y el aprovechamiento de los materiales primarios (ladrillos y demás decoración) del inmueble también se han sumado a las labores realizadas durante los dos últimos años. Los trabajos pendientes se finalizarán durante los meses de octubre y noviembre, fecha en la que la visita a la torre tendrá un coste fijo.

Los trabajos arqueológicos de la Fundación del Patrimonio Histórico han revelado nuevos datos sobre el origen de esta iglesia y su evolución desde el punto de vista constructivo, arqueológico y documental. Se ha documentado un interesante cementerio en torno al templo con tumbas antropomorfas de finales del siglo XIV o inicios del XV, hasta finales del siglo XVIII.

Asimismo, se adelanta la fecha de construcción de la iglesia desde 1544 a 1522. El templo es uno de los ejemplos más importantes de arquitectura del siglo XVI de la provincia. En su interior destaca tanto la bóveda de gótico tardío, que cubre el presbiterio, como la riqueza escultórica y pictórica de sus retablos que hicieron que el templo fuera declarado Bien de Interés Cultural en 1998.