Soria

La Diputación de Soria entrega los Premios de Poesía 2017 a Isaac Páez y Sol García

Sol García, durante la recepción del premio/Diputación de Soria
Sol García, durante la recepción del premio / Diputación de Soria

El presidente de la Diputación ha ratificado el compromiso de la Institución con estos Premios y con la cultura

ISABEL G. VILLARROELSoria

El Palacio de los Castejones de Ágreda ha acogido hoy la entrega de los Premios de Poesía 2017 que recayeron en Isaac Páez y Sol García por sus obras ‘Fibra óptica’ y ‘El parque de la nostalgia’. Los Premios de Poesía Leonor y Gerardo Diego para autores noveles son parte fundamental del trabajo del departamento de Cultura y Juventud de la Diputación, consiguiendo atraer el interés de cientos de poetas que cada año concurren a estos galardones. Durante 2017, la Diputación recibió un total de 332 obras a concurso procedentes de 10 países, lo que según ha explicado el presidente de la Diputación «es muestra del enorme prestigio nacional e internacional» con el que cuentan estos Premios. Unos datos «que confirman la buena salud de la que gozan estos galardones, el interés que despiertan entre los amantes de las letras y nos animan a continuar trabajando para reforzarlos y conseguir incrementar su participación».

Luis Rey, quien ha presidido el acto de entrega en el que también han estado presentes la vicepresidenta de la Diputación, Esther Pérez, y el presidente de la comisión de Cultura, Deportes y Juventud, Amancio Martínez, ha ratificado el compromiso de la Diputación «con estos galardones y con la promoción y difusión de la cultura en general. Desde que llegásemos al Gobierno de la Diputación, ha sido compromiso personal y del resto de miembros del equipo de Gobierno apostar por la difusión de la cultura manteniendo el trabajo que se venía haciendo en el departamento e incrementando las propuestas e iniciativas para tratar de acercarla a los diferentes municipios de la provincia bajo la firme convicción de que la cultura es un elemento esencial para el desarrollo de la sociedad», ha explicado. Rey ha recordado además que los Premios de Poesía se han celebrado este año por sexta vez consecutiva fuera de la capital, tras haber pasado por Almazán, El Burgo, Ólvega, Medinaceli y Garray.

El presidente ha felicitado a los ganadores por su trabajo y ha recordado la importancia que tienen para estos Premios «los autores y sus obras que nos permiten mantenerlos y seguir creciendo». Isaac Páez Catalán se alzó con el XXXVI Premio Leonor por su obra ‘Fibra óptica’ por considerar que «se trata de un libro generacional en el que el culturalismo aparece en forma de fogonazos, sobre una desoladora realidad encerrada en un diario de un español expatriado sobre el paisaje londinense». Según calificó el jurado de los Premios, ‘Fibra óptica’ «es quizá uno de los primeros libros de poemas sobre la emigración laboral del momento». El ganador ha querido agradecer al jurado la elección de su obra entre tantos trabajos presentados y al departamento de Cultura de la Diputación «por el trato recibido» así como a familiares y amigos por el apoyo. «En el libro el yo poético es el típico español de mi generación. He visto cómo mucha gente que estudió conmigo o con los que tenía amistad, han tenido que dejar el país y para mí esa gente no son emigrantes son exiliados y eso es un fracaso para el país», ha explicado. Páez ha afirmado que ese ‘desarraigo laboral’ »tiene mucho que ver con el poeta, que es desarraigado y tiene la contradicción de hablar del mundo alejado del mundo».

Por su parte Sol García de Herreros se alzó con el XXXIII Premio Gerardo Diego para autores noveles por la obra ‘El parque y la nostalgia’ por considerar el jurado que se trata de «una poesía de tono límpido e imágenes sencillas con capacidad de conmover, dentro de un intimismo elegante, donde el elemento testimonial emerge con claridad para mostrarnos una voz nueva». La ganadora del Premio a autores noveles ha querido agradecer a «la Diputación Provincial, el departamento de Cultura, la Imprenta Provincial y el jurado» por la elección de su obra y también «al pueblo de Ágreda por su hospitalidad». García ha explicado además que esta obra «es mi primer poemario y trata sobre el paso del tiempo y sobre ese momento de la vida en que te das cuenta de que hay gente que no va a volver ni momentos que se van a retomar». «No obstante, este libro es la constatación de que determinados sueños todavía se pueden cumplir», ha sentenciado.

 

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos