«Se estima que hasta el 10% de los celíacos está sin diagnosticar»

«Se estima que hasta el 10% de los celíacos está sin diagnosticar»
La Doctora Paula Crespo, experta en celiaquía, en el Hospital Recoletas Campo Grande. N. L

Doctora Paula Crespo, nutricionista experta en celiaquía del Hospital Recoletas Campo Grande

LAURA NEGRO@Valladolid

A la doctora Paula Crespo le abala un brillante currículum, que destaca por su labor como investigadora. Esta dietista, nutricionista y doctora en nutrición en el Hospital Recoletas Campo Grande, es experta en enfermedad celiaca y en esta entrevista, analiza los síntomas y pruebas diagnósticas que requiere esta intolerancia al gluten, que dificulta la correcta asimilación de nutrientes. Crespo ha participado en importantes proyectos europeos de investigación, es miembro del Comité Nacional de Expertos de Nutrición de la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (ESPGHAN) y es vocal de la Sociedad Española de Enfermedad Celiaca.

-¿Qué es el gluten y qué alimentos lo contienen?

El gluten es una proteína que se encuentra en cereales como el trigo, la cebada o el centeno y también en algunas variedades de avena. Esta proteína proporciona elasticidad, viscosidad y consistencia esponjosa a las masas, y por eso es muy utilizada en la industria agroalimentaria. Está presente en panes, pastas, pasteles y bollería.

-¿Qué diferencias existen entre enfermedad celíaca y sensibilidad al gluten?

La enfermedad celiaca, también conocida como celiaquía o enteropatía, es una enfermedad autoinmune y genética. Para las personas que la padecen, el consumo permitido de gluten es cero, ya que su ingestión, con el tiempo, puede causar atrofia en las vellosidades intestinales e impedir la absorción de algunos nutrientes e incluso, puede derivar en otras enfermedades, como el cáncer. Es una enfermedad de por vida y se estima que aproximadamente la padece el 1% de la población, aunque la mayoría no lo sabe, ya que puede ser sintomática o asintomática, lo que dificulta su diagnóstico. En cambio, la sensibilidad al gluten es una intolerancia alimentaria a esta proteína. Su consumo no tiene tanto impacto en el paciente, por lo tanto, puede haber niveles de consumo permitidos. No hay marcadores demostrados, no produce daños intestinales y no se ha demostrado que haya enfermedades asociadas a la ingesta de gluten. Pero eso si, siempre se manifiesta con síntomas.

-¿Se nace con esta intolerancia o se puede desarrollar con los años?

-No hay una edad concreta en la que aparezca la intolerancia al gluten en las personas con predisposición genética. Eso sí, los síntomas son diferentes en función de la edad. Así, por ejemplo, los síntomas más comunes en niños suelen ser los digestivos típicos de una celiaquía denominada «clásica», como pueden ser diarreas, vómitos, nauseas o crecimiento por debajo de la media, entre otros. Y en cambio, en la edad adulta la forma de presentación es muy diversa, con síntomas digestivos, pero también otros como la depresión, abstemia o incluso la infertilidad.

-¿En qué momento hay que acudir al médico con una sospecha de celiaquía?

-Lo más importante de todo, es que cuando una persona se encuentra mal, tiene síntomas o sospechas de que puede tratarse de una enfermedad celiaca, debe acudir al médico antes de retirar el gluten por su cuenta. Si se elimina de la dieta antes de tiempo, la analítica puede dar como resultado un falso negativo, lo que dificultaría el diagnóstico. Ese es un gran problema con el que nos encontramos actualmente los especialistas, ya que cada vez más, la gente está retirando el gluten de su alimentación.

-¿Y qué problemas puede conllevar una dieta sin gluten para una persona no celiaca?

-Eliminar el gluten de la dieta diaria no supone un problema siempre que los alimentos por los que se sustituya sean adecuados y saludables, como pueden ser frutos secos, lácteos o frutas. En cambio, sustituir un alimento procesado con gluten, por un equivalente sin gluten, puede derivar en deficiencias nutricionales o alteración de hábitos saludables.

-¿Cuáles son los síntomas de esta enfermedad autoinmune?

-La celiaquía es una enfermedad camaleónica, que se puede manifestar de muchas maneras. Los síntomas pueden ser de dos tipos, digestivos y extradigestivos, varían en función de la edad y no se manifiestan igual en todas las personas. Entre los síntomas digestivos, los más habituales en el debut de la enfermedad celiaca, encontramos dolor abdominal, estreñimiento o diarrea, flatulencias, pesadez de estómago o hinchazón. Los síntomas extradigestivos pueden ser el estancamiento del crecimiento en niños, dermatitis herpetiforme, irritabilidad, depresión, astenia, caída del cabello, falta de concentración, y en casos más severos también infertilidad y osteoporosis, esta última, puede ser causa o consecuencia.

-¿Cómo se lleva a cabo el diagnóstico de la celiaquía desde el Grupo Recoletas?

-En Grupo Recoletas contamos con un importante equipo multidisciplinar de especialistas en nutrición y gastroenterología para realizar el diagnóstico y seguimiento del paciente. Ante la sospecha de la enfermedad celiaca, se realiza un análisis de sangre para estudiar los anticuerpos relacionados con la celiaquía. Si éstos están elevados y además hay síntomas, entonces se hace una biopsia intestinal para ver si hay atrofia. En algunos casos, también pedimos analítica genética, para confirmar que el paciente es portador del gen. La celiaquía en familiares de una persona diagnosticada es muy habitual, por eso, se suele realizar un cribado a los familiares de primer grado. Se estima que el 10% de los familiares de un celiaco, también lo son, independientemente de que presenten o no síntomas. En los últimos años ha aumentado el número de diagnósticos, pero se desconoce si se trata de un aumento real de la incidencia o un aumento de la conciencia, ya que cada vez se conoce más esta enfermedad crónica y autoinmune, para la cual, el único tratamiento que existe, independientemente de la edad, es una dieta adecuada y estricta, sin gluten de por vida.