Rajoy confirma que el Gobierno pagará la repatriación del misionero con ébola

Miguel Pajares, a su llegada a España. /
Miguel Pajares, a su llegada a España.

"Evidentemente lo va a pagar el Gobierno español, es de puro sentido común", ha sentenciado el presidente

IRENE GÓMEZ/AGENCIASMadrid

El Gobierno no cobrará a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios (OHSJD) los gastos de la repatriación del misionero Miguel Pajares, infectado de ébola, y que llegó a Madrid en la mañana de ayer, según ha confirmado el propio Mariano Rajoy tras mantener el tradicional despacho veraniego en Marivent, el primero que protagoniza junto a Felipe VI.

En declaraciones posteriores a los periodistas, antes del almuerzo que compartirá con el Rey, el jefe del Ejecutivo ha explicado que "no conocía el origen del debate" sobre quién debía "correr con los gastos" del traslado del religioso español contagiado con ébola y ha pretendido zanjar el asunto asegurando que es deber "del Gobierno" repatriar a sus ciudadanos cuando se dan este tipo de situaciones. "Evidentemente lo va a pagar el Gobierno español, es de puro sentido común", ha sentenciado.

Yo quisiera agradecer el esfuerzo de los funcionarios, militares, el personal sanitario de la Comunidad de Madrid, los diplomáticos que con su trabajo y dedicación se haya hecho el traslado de una manera muy razonable, ha dicho sobre este asunto.

Esta decisión se toma después de que ayer la directora general de Salud Pública, Mercedes Vinuesa, comentara que el Gobierno iniciaría gestiones con la citada orden para tratar de los gastos por la repatriación de Pajares y de la religiosa Juliana Bonoha Bohé, que no está infectada por el virus.

El posible cobro de la repatriación provocó ayer las críticas de partidos políticos como el PSOE e IU.

Por su parte, el director de la ONG Juan Ciudad, designada portavoz por la Orden San Juan de Dios (OHSJD), Jose María Viadero, ha asegurado hoy en rueda de prensa que esta organización "asumirá los gastos y responsabilidades que tenga que asumir" respecto a las repatriaciones del religioso Miguel Pajares y de la monja Juliana Bonoha Bohé.

Ha señalado además que, hasta el momento, esta organización no ha recibido ningún requerimiento económico por parte del Ministerio de Sanidad.

No obstante, ha considerado que una repatriación con las características de la del religioso, infectado de ébola en Liberia, "no es una repatriación al uso" y que están "contentos con la excelencia en el trato del Gobierno".

Mientras, la Orden de San Juan de Dios ha querido salir al paso esta mañana sobre la posibilidad de que el Gobierno les hubiera hecho pagar los gastos de la repatriación. "No hemos recibido ningún requerimiento económico por parte del Ministerio de Sanidad", ha señalado José María Viadero, director de Juan Ciudad ONGD. "Nosotros pedimos la repatriación porque una repatriación de este tipo sólo la puede hacer el Gobierno, por las implicaciones de seguridad que supone", ha señalado.

La monja sigue "en buen estado general"

La monja Juliana Bonoha Bohé, que se encuentra ingresada desde ayer jueves en el Hospital Carlos III de Madrid tras ser repatriada desde Liberia, permanece "asintomática, sin fiebre, bien hidratada y con buen estado general", según el último parte médico del centro.

El parte médico del Hospital Carlos III señala que la paciente será sometida de nuevo "en cuatro días" a la prueba de detección del virus del Ébola y, entretanto, "se mantendrán las medidas de control y seguridad hasta confirmar el resultado de las sucesivas pruebas microbiológicas".

Sobre si finalmente tiene que hacer frente al pago de la repatriación del sacerdote contagiado de ébola, han confesado que "el objetivo principal es abrir el hospital de Liberia. Juan Ciudad ONGD somos un equipo pequeño y si pasa intentaremos afrontarlo como podamos, con la ayuda de nuestros amigos, que tenemos mucho". "Nosotros asumiremos la responsabilidad que tenemos, con seguros y con la ayuda de nuestros amigos", ha añadido.

Además, ha hecho hincapié en que el "objetivo principal" de la organización es "abrir el hospital" y ayudar a los religiosos y personas que han quedado en Liberia, donde "ahora mismo no hay ningún hospital abierto". "La situación del personal religioso que está allí es muy complicada. Son cooperantes, porque los misioneros son los primeros cooperantes de la historia", ha recalcado. "Ese es el verdadero drama", ha añadido emocionado. También ha querido aclarar que "los cooperantes y voluntarios que van desde la ONG siempre van con seguros. La situación de los misioneros puede ser distinta dependiendo de los casos".

El director de Juan Ciudad ONGD ha desvelado que "la Ministra ha llamado a los familiares para decirnos que están con nosotros, que está en contactos con Liberia para que el trato de los que quedan allí sea lo mejor posible y se nos facilite todo". Y ha añadido que la decisión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de declarar la crisis del virus de ébola como "emergencia de salud pública internacional", les "va a ayudar", ya que hará "ponerse las pilas a la comunidad mundial".

Además, se ha mostrado contento de que Pajares y la religiosa Juliana Bonoha Bohé estén siendo "bien atendidos" y ha señalado que "por expreso deseo de los pacientes no se hará público su estado de salud". "Cuando se cure y salga le podréis preguntar", ha concluído.