Bernardo Montoya busca demostrar impotencia sexual para librarse del cargo de agresión

Bernardo Montoya a su llegada a los juzgados de Valverde del Camino (Huelva)./Raúl Caro Cadenas / Efe
Bernardo Montoya a su llegada a los juzgados de Valverde del Camino (Huelva). / Raúl Caro Cadenas / Efe

El presunto autor de la muerte de la zamorana Laura Luelmo se ha sometido a unas pruebas médicas para impugnar la acusación por agresión sexual

El Norte
EL NORTEValladolid

Bernardo Montoya, en prisión por la muerte de la joven zamorana Laura Luelmo en El Campillo (Huelva) en diciembre de 2018, ha salido hoy de la prisión de Morón de la Frontera (Huelva) para someterse a unas pruebas médicas que tendrían como objetivo demostrar su impotencia sexual.

En declaraciones a Efe, el letrado de Montoya, Miguel Rivera, que es el que ha solicitado la realización de dichas pruebas, ha explicado que, con autorización del Juzgado número 1 de Valverde del Camino (Huelva), se ha llevado a cabo esta mañana una salida programada hasta el hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

El objetivo de las mismas, ha apuntado, es confirmar los problemas de erección que su cliente mantiene que sufre «desde el principio» para «poder impugnar la acusación por agresión sexual que se mantiene contra él en base a la autopsia«.

En este sentido ha indicado que en este punto «la autopsia es muy ambigua y poco concreta y si bien revela que se encontraron restos biológicos de Montoya en el cuerpo de la chica eran escasos y no se halló semen».

Por ello el abogado ha precisado que «de demostrarse se podrá desmontar esta acusación y también la de detención ilegal« y ha explicado que hoy, en primer lugar, los forenses han mantenido una entrevista con él y posteriormente con Montoya, al que se le ha realizado una ecografía.

Quedaría pendiente una analítica de sangre y de orina y una prueba de contraste, que se tendrán que realizar otro día. «Tendré que solicitarlas al juzgado para que este se ponga en contacto con el Instituto de Medicina Legal y se determine cómo y cuándo realizárselas».

Bernardo Monotoya se encuentra en prisión desde el pasado diciembre, después de ser detenido como presunto autor de la muerte de Laura Luelmo, imputándole el juez los delitos de detención ilegal, agresión sexual y asesinato.

En un primer momento, Montoya reconoció los hechos que se le imputaban, pero en su segunda declaración ante la jueza instructora, el 4 de abril, responsabilizó a su expareja, Josefa, como supuesta autora de los delitos, alegando que habría actuado movida por los celos. El acusado señaló que en un principio se autoinculpó por amor, porque su expareja se lo pidió y él no estaba en «condiciones muy idóneas».

Esta mujer fue citada a declarar y negó cualquier participación en los hechos, tras lo cual la jueza no adoptó medida cautelar alguna contra ella.