Las otras víctimas del tráfico: 150 animales han muerto en dos años en la SG-500 entre El Espinar y Ávila

Un zorro rojo atropellado en la carretera SG-500, en término de El Espinar. /Colectivo Azálvaro
Un zorro rojo atropellado en la carretera SG-500, en término de El Espinar. / Colectivo Azálvaro

Colectivo Azálvaro reclama medidas en el proyecto de ensanche de la carretera que conecta El Espinar con Ávila

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

El listado podría ser una muestra (reducida) de la riqueza de la fauna de esta zona de la provincia de Segovia. O del Sistema Central, del Parque Natural Sierra de Guadarrama y de la Reserva de la Biosfera que comparte el municipio de El Espinar con el del Real Sitio de San Ildefonso. Zorro rojo, tejón, culebra bastarda, corzo, jabalí, lagarto ocelado, cárabo, águila calzada… Son algunas de las especies con el (triste) honor de tener algún ejemplar en la relación de animales muertos por atropello en la carretera SG-500, que une El Espinar con Ávila capital. El recuento, parcial, lo ha realizado la Asociación Cultural Colectivo Azálvaro, que toma el nombre del paraje por el que discurre la vía, pendiente ahora de un proyecto de ensanche para mejorarla.

En la lista están recogidos más de 140 animales atropellados descubiertos en la calzada de esta vía. Colectivo Azálvaro la incluye en el escrito de alegaciones que su presidente, José Aguilera, ha remitido a la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Segovia, a los servicios territoriales de Fomento y de Medio Ambiente, en concreto, y también a la Comandancia de la Guardia Civil «para que pueda realizar un informe similar el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) y lo ponga en común». Explica Aguilera que la asociación no se opone al ensanche de la carretera, de seis a ocho metros (un metro de arcén a cada lado), que «es necesario por la densidad y seguridad del tráfico y porque es una vía imprescindible para el desarrollo económico de la zona». Pero advierte, como contraste, de que «somos conscientes de que no es un proyecto para hacer una 'vía rápida' y sabemos por eso que unas mejores condiciones permitirán circular a más velocidad». Y la conclusión posterior es que «si no se adoptan medidas correctoras, va a provocar un impacto sin precedentes en la fauna».

Las alegaciones que realiza Colectivo Azálvaro, avaladas por el informe del guarda de campo, son para que estos datos de siniestralidad sean tenidos en cuenta en la redacción del proyecto de mejora de la plataforma y del firme de la carretera SG-500 y para que se adopten medidas para reducir el impacto sobre la fauna por el previsible aumento de la velocidad. Este es un proyecto demandado por el Ayuntamiento de El Espinar y por el empresariado de la zona, pues esta carretera es uno de los accesos principales al polígono industrial de Los Llanos. Figura en el Plan de Carreteras de la Junta de Castilla y León con el horizonte temporal del ejercicio 2020 y la licitación de las obras la anunció el consejero de Fomento el pasado noviembre.

No obstante, el proyecto de mejora de esta carretera ha sido dividido en tres partes, y han sido prespupuestados los del acceso al polígono de Los Llanos, y el que va desde esta futura glorieta a la conexión con la carretera N-VI, según la información de que dispone Colectivo Azálvaro, aunque solo se ha adjudicado (a finales de febrero y con un presupuesto de 500.000 euros) este último.

Más tráfico

Porque, como explica el presidente del colectivo, el número real de animales atropellados es mucho mayor. «Los esfuerzos que hemos realizado permiten localizar los atropellos de fauna silvestre, recogidos por el guarda de campo, pero si hay más esfuerzo, si la localización la hace la administración a través de la guardería de Medio Ambiente, el número se elevaría de forma exponencial».

Pide dar prioridad al movimiento de ganado y a la circulación de ciclistas

Destaca José Aguilera que el uso de cebos envenenados es también una de las amenazas más graves para la biodiversidad, en toda Europa y en especial en España para las aves rapaces, pero añade que solo hay un 10% del total de aves muertas por esta causa. Pero no es su único objetivo minimizar el riesgo para la fauna silvestre en la SG-500, sino también garantizar la seguridad y la actividad de los ciclistas y de la economía en la zona. Explica que la vía es muy utilizada por tractores y camiones que trabajan en las fincas colindantes, donde la ganadería extensiva es fundamental para la economía de la zona, con un «modelo de desarrollo sostenible y armónico con el entorno», y además son muy numerosos los caminos de acceso, «con el peligro que conlleva su incorporación a una carretera donde se circula a gran velocidad».

Por eso recalca que «el uso tradicional para el movimiento de ganado es prioritario sobre los demás», en una comarca nexo de unión de dos cañadas reales que «serían invadidas» por la mejora de la plataforma de la SG-500. Y por eso Colectivo Azálvaro pide la señalización adecuada. También, alega, están en riesgo los numerosos ciclistas que frecuentan la vía y «es de prever que se produzca un impacto crítico» sobre ellos, por lo que recuerda que está señalizada como P-22 y reclama que se refuerce esta señalización. Además, subraya que la vía por su importancia paisajística supone una fuente de ingresos, porque muchas productoras la solicitan para rodajes. Y esto también estaría en riesgo, por lo que pide «soluciones innovadoras».

Porque, indica Aguilera en su escrito, Colectivo Azálvaro lleva varios años registrando hallazgos de animales atropellados en esta carretera (con una campaña de colaboración ciudadana), ya que fue diseñada como medio de comunicación local pero «desde hace unos años se ha convertido en una vía rápida para acceder a Madrid, ahorrando parte del peaje de la autopista», y hay que tener en cuenta que la Dirección General de Carreteras de la Junta no elabora datos de accidentalidad en sus vías y parte de los que publica la Dirección General de Tráfico, que únicamente contemplan los de víctimas humanas.

El presidente de Colectivo Azálvaro alerta también, tanto en el escrito a Medio Ambiente como en el dirigido a Fomento, de que el cambio ya producido en el tráfico de la carretera ha causado un «aumento de la inseguridad vial tanto para los conductores de vehículos como para los ciclistas que la frecuentan», y resalta que en todo su recorrido la SG-500 está afectada por vías pecuarias «en las que todavía existe un uso ganadero, con desplazamientos de ganado que se producen durante todo el año, desde las explotaciones a las fincas pertenecientes al Ayuntamiento de El Espinar, como zonas de aprovechamiento de pastos. Y añade Aguilera que en algunos tramos la propia carretera pertenece a una vía pecuaria y, en otros casos, son las vías ganaderas las que la cruzan. Las más representativas son la Cañada RealSoriana Occidental y la RealLeonesa Oriental y otras veredas.

Propuestas

Así, las medidas que propone Colectivo Azálvaro cuando se realice el proyecto de mejora de la SG-500 son establecer pasos de fauna, que la DGT intensifique las campañas de control de velocidad, la instalación de radares de tramo debidamente señalizados, reducir el límite de velocidad y su señalización a 60 kilómetros por hora en todo el tramo, catalogar la carretera como ruta ciclista protegida, al Ayuntamiento de El Espinar que declare la Vereda de la Talanquera como Vía Pecuaria de Interés Especial (como recurso para la educación, recreo y contacto de la población con la naturaleza, y dentro de las rutas de senderismo), instalar señalización de zona de paso de fauna silvestre, y regular y restringir el tránsito de vehículos pesados.