Territorio Rural Inteligente llega a ocho pueblos de Segovia

Presentación del proyecto Territorio Rural Inteligente en Segovia./E. N.
Presentación del proyecto Territorio Rural Inteligente en Segovia. / E. N.

El proyecto que impulsan la Junta y la Diputación ha instalado en la primera fase del proyecto sensores en contenedores de residuos y equipos de alumbrado

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

La tecnología es innovadora. Castilla y León es la comunidad pionera, en España y en la Unión Europea, en aplicar este proyecto en los pueblos de la región. Territorio Rural Inteligente inicia ahora la segunda fase de esta experiencia piloto que ya ha permitido instalar sensores en ocho municipios de Segovia. La iniciativa facilita monitorizar los servicios, y en la provincia se ha concretado en la colocación de sensores de volumen y movimiento en contenedores de envases de siete pueblos y otros para la gestión del alumbrado público en La Lastrilla.

José Luis Sanz Merino, diputado de Administración y Personal de la Diputación de Segovia, María Victoria Seco, directora general de Telecomunicaciones de la Junta, y José Antonio González Martín, jefe del Servicio de la Sociedad de la Información, presentaron este miércoles la implantación de este proyecto Territorio Rural Inteligente, enmarcado en la iniciativa Smart Rural, que implica la distribución de sistemas y software para la gestión de servicios. El gobierno regional ha culminado esta primera fase en las provincias de Segovia, Palencia, Soria, Ávila y León con la instalación de 62 sensores, once para servicios de agua, nueve para los de alumbrado y 42 para transmitir información sobre la recogida de residuos.

Victoria Seco explicó que el sistema, alabado también por el Ministerio de Fomento, está basado en la tecnología Narrow Band IoT, desarrollada en la comunidad mediante un contrato con Telefónica para impulsar esta comunicación inalámbrica de banda estrecha del Internet de las cosas, que además es de bajo consumo de energía. Territorio Rural Inteligente permite ver en tiempo real el estado d elos servicios gestionados y una actuación inmediata. «Se trata de recoger datos, realizar el análisis a través del sistema 'big data' y tomar las decisiones que correspondan para mejorar la eficacia y eficiencia de los servicios conectados», ha destacado Victoria Seco.

En Segovia una parte del proyecto está siendo desarrollado en colaboración con el Consorcio Provincial de Medio Ambiente. Los sensores de volumen y movimiento (un acelerómetro) colocados en contenedores de envases en siete pueblos (El Cubillo, Arevalillo de Cega, Valleruela de Sepúlveda, Orejana, Valleruela de Pedraza, Arahuetes y Santiuste de Pedraza) permitirán una gestión más eficaz y eficiente de la recogida de envases, pues los datos de cada recipiente son enviados por conexión inalámbrica al centro receptor, que en tiempo real puede conocer el estado de cada contenedor y así organizar la recogida y la programación de rutas.

El octavo sensor instalado corresponde a un cuadro de control del alumbrado público de La Lastrilla. También en este caso permitirá una mejor gestión del servicio. El software el dispositivo mide la energía, si el uso de la electricidad es adecuado e incluso si se producen robos de cableado. La Diputación de Segovia, comentó Sanz Merino, tiene previsto instalar sensores en los equipos de alumbrado de otros cinco municipios.

Cinco provincias

La de Segovia y las otras cuatro diputaciones que han implementado la primera fase de Territorio Rural Inteligente, las de Palencia, Soria, Ávila y león, sacaron a concurso (por un importe de unos 40.000 euros) la adquisición de los sensores.

La segunda fase se extenderá hasta 2021. Supone «un esfuerzo adicional para Castilla y León, porque es una comunidad autónoma despoblada, envejecida y con déficit de servicios públicos en el medio rural», comentó Victoria Seco. El proyecto ha contado con un presupuesto de 1.115.500 euros, de los que la Junta ha aportado 750.00 para el desarrollo de la innovadora plataforma de software, que es común a todos los sensores, y las diputaciones han corrido con los 360.000 euros restantes.

«Esta es la punta del iceberg. La plataforma tiene muchas posibilidades en otros campos, como la gestión de patrimonio o el turismo, y también es una oportunidad para las empresas 4.0 por las oportunidades de negocio que puede generar», indicó la directora de Telecomunicaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos