Riaguas presentará su plan de reforestación tras la tala de 200 árboles

Reunión vecinal en la que se ha aprobado presentar el proyecto de reforestación. /El Norte
Reunión vecinal en la que se ha aprobado presentar el proyecto de reforestación. / El Norte

Los vecinos han acordado registrar la iniciativa ante la Diputación de Segovia, acompañada por las firmas de apoyo

EL NORTESegovia

Los vecinos de Riaguas de San Bartolomé acuerdan presentar a la Diputación de Segovia el proyecto de reforestación del municipio, a raíz de «la salvaje tala de 200 árboles» realizada por la institución provincial, según informan los representantes de la plataforma cívica.

A la reunión en la que se ha decidido esta medida han asistido unas cien personas hasta completar el aforo del salón de actos del Ayuntamiento. El encuentro ha contado con la presencia y el apoyo de dos de los tres miembros del gobierno municipal, Jesús Lucía y Teodoro Gutiérrez, teniente de alcalde y concejal de la localidad respectivamente, así como del presidente de la asociación sociocultural del pueblo, Demetrio de Miguel.

Los convecinos han acordado registrar su proyecto de reforestación con el que pretenden «paliar, en lo posible, el deterioro paisajístico y ambiental que produjo la brutal tala de los 200 árboles que bordeaban la entrada del pueblo». La iniciativa ha sido elaborada por una comisión técnica y propone sustituir la arboleda perdida por cuatro áreas verdes.

Asimismo, se contempla la plantación de diversas especies de arbolado en estas zonas. En alguna de ellas se repondrían árboles talados que no estaban incluidos en el expediente de la Diputación, y en otras se reforestaría donde existía arbolado hace años. En total, se ha previsto plantar aproximadamente 500 árboles, de diferentes especies, que cubrirían una superficie total de una hectárea.

Sugerencias

Los asistentes a la reunión han hecho diversas observaciones sobre las zonas a replantar, que serán incorporadas al proyecto, y han aportado sugerencias, como que se reserve un área para que los niños puedan plantar árboles o que se cree un bosque de las familias, en el que cada familia del pueblo pueda plantar y cuidar su propio enebro o chopo, a modo de vínculo generacional.

En los próximos días se solicitará una entrevista con Basilio del Olmo, diputado provincial de Acción Territorial de la Diputación, para trasladarle la decisión vecinal y las firmas de apoyo recabadas. También se pedirá a la Corporación provincial, de nuevo que «responda a la demanda de la asociación sociocultural de acceder al expediente que autorizó la aniquilación de un paisaje único», expone la representación vecinal.

Cabe recordar que la tala de la polémica se ejecutó el pasado mes de diciembre. «A pesar del tiempo transcurrido, todavía se desconoce el número exacto de árboles autorizados a talar, el nombre de la empresa que ha realizado la tala y el importe y destino del beneficio económico obtenido por la venta de la madera», se cuestionan los vecinos.