El recinto ferial vuelve al espacio de La Albuera con 124 parcelas para atracciones

Vista del recinto ferial de La Albuera el año pasado, cuando terminaban de instalarse las atracciones. /A. Tanarro
Vista del recinto ferial de La Albuera el año pasado, cuando terminaban de instalarse las atracciones. / A. Tanarro

Los feriantes plantean numerosas consultas junto a la solicitud para participar en la subasta de terrenos en el último día del plazo habilitado

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

El recinto ferial regresará en junio al espacio habilitado en La Albuera, junto al estadio de fútbol y el colegio público Eresma. También ha regresado a los debates electorales y, por ejemplo, el candidato del PP, Pablo Pérez, propone dotar a la ciudad de un recinto ferial permanente para que pueda utilizarse como aparcamiento disuasorio cuando no lo ocupen otras actividades, y en la segunda edición de los presupuestos participativos también se pide un recinto definitivo. El caso es que el equipo de gobierno mantiene la ubicación de los dos últimos años y también las condiciones de uso y de la subasta que realizará en junio, pues el decreto de la Alcaldía repite casi punto por punto las instrucciones del año pasado. Un primer decreto, del 13 de marzo, autorizó la ubicación en los terrenos municipales de La Albuera, y el segundo, de primeros de mayo, aprobó las instrucciones para la distribución y adjudicación de los espacios para las atracciones, casetas y puestos. Las condiciones son las mismas y, de acuerdo con el listado de parcelas son en total 124 para atracciones y venta ambulante.

Doce de las parcelas están dedicadas a las atracciones de adultos, 22 para las infantiles, diez para establecimientos de hostelería, entre mesones, churrerías, chocolaterías y bares, 23 para casetas diversas, 34 para puestos ambulantes en el lado izquierdo y otras 23 en el derecho. En total son 124 (además de otros 41 más pequeños, de cinco metros lineales, en la zona norte) y, si se mantienen las cifras de ocupación del año pasado, el Ayuntamiento recaudará por el precio público unos 35.000 euros. La cantidad estimada tiene la referencia de las Fiestas de San Juan y San Pedro de 2018, y es la que resulta de aplicar la tasa de ocupación, que por tercer año estará bonificada.

La bonificación es del 60% para las atracciones de adultos, que pagarían de otro modo 7 euros por metro cuadrado y a los que se les queda la tasa en 2,80 euros por metro. El mismo porcentaje de descuento tienen las atracciones para niños, aunque la tasa es de 5,72 euros por metro cuadrado y se les queda en 1,72 euros; para los establecimientos de hostelería, con la misma tasa de referencia, el descuento es del 70% y el precio final se reduce hasta 1,72 euros por metro cuadrado.

Las casetas y los puestos de venta ambulante no pagan la tasa en función de la superficie que ocupan, sino que la tasa es una cantidad fija que tiene una bonificación del 70%, es decir, que el precio de 50,44 euros se les queda en 20,18 euros. Además, los titulares de las atracciones y de los puestos de hostelería tendrán que depositar, en concepto de fianza, 300 euros, y 150 los de las casetas.

Calendario y montaje

Las reticencias de los feriantes, patentes los dos primeros años en este recinto de La Albuera, quizá seguirán este año. Pero ayer finalizó el plazo para presentar las solicitudes y, según fuentes municipales, fueron muy numerosas las presentadas y las preguntas que hicieron los titulares de los puestos interesados en pujar por las parcelas en la subasta.

La relación de feriantes admitidos se publicará el próximo jueves, 22 de mayo, y quienes no estén en la lista provisional tendrán los dos días siguientes para hacer alegaciones. Después hay un periodo de diez días para pagara el precio público y la fianza y si hubiera espacio sobrante la relación de nuevos feriantes admitidos se publicará el 7 de junio.

Después, las instalación de las atracciones autorizadas se realizará entre el 17 y el 20 de junio, para que la puesta en funcionamiento del recinto ferial pueda hacerse el día 21, viernes. Las atracciones funcionarán hasta el 30 de junio y el Ayuntamiento ha previsto que el desmontaje se lleve a cabo los días 1 y 2 de julio.

El barrio de Comunidad acoge las caravanas y remolques de los titulares de los puestos

Las caravanas y los remolques de camiones que muchos feriantes utilizan como vivienda durante las ferias volverán a instalarse este año en la parte superior del barrio de Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia, en dos parcelas cercanas a la Biblioteca Pública, entre la calle Comunidad, la plaza de los Sexmeros y la calle Sexmo de Posaderas y Travesía del Sexmo de SanMillán.

El Ayuntamiento establece que los vehículos y caravanas autorizados deberán estacionarse en el lugar designado, para lo que, además de comunicar las matrículas, deben abonar el consumo del suministro eléctrico, sin que puedan permanecer estacionados en este lugar (igual que en el recinto ferial) más allá del plazo establecido para terminar el montaje, el 2 de julio.

Las normas indican que las atracciones, casetas y caravanas que necesiten autoabastecerse de energía lo harán con grupos electrógenos, y que el abastecimiento de agua potable se hará en los puntos que habilite el Ayuntamiento, que no permitirá ningún otro sistema sin autorización previa y prohíbe cualquier manipulación por personal que no sea municipal.

Contenedores

El Ayuntamiento se obliga a disponer en el recinto ferial y en la zona de caravanas de los suficientes contenedores de residuos y se responsabiliza de su recogida, así como de la limpieza viaria de los espacios. Y aunque es obvio, entre las prohibiciones incluye el depósito de residuos o desperdicios fuera de los espacios y recipientes habilitados.

Horarios e inspección

Las instrucciones dictadas por la Alcaldía establecen todos los requisitos técnicos para la instalación de los puestos, las obligaciones y prohibiciones de los adjudicatarios, la exposición de precios, las normas de seguridad y las actuaciones en caso de emergencias, entre otras cosas.

Regula también los horarios de apertura y cierre, que diferencia entre los fines de semana y el resto de los días. Así, los viernes 21 y 28 de junio el recinto ferial estaría abierto hasta las tres de la madrugada; los sábados 22 y 29 hasta las 3:30, y el resto de los días (del domingo 23 al jueves 27, incluidos, y el domingo 30) el cierre se anticipa a la una de la madrugada. También fija el nivel sonoro máximo permitido para las atracciones, que en ningún caso excederá de 85 decibelios, pero a partir de las doce de la noche prohibe que funcionen los equipos de sonido con la excepción de las actividades que requieren un micrófono, como tómbolas y bingos y con un máximo de 75 decibelios.

Lo que varía este año es la potestad de inspección de las condiciones sanitarias en los puestos de hostelería. Ahora le corresponde al Ayuntamiento, pues el Procurador del Común ha determinado, a raíz de las deficiencias observadas hace dos años por un vecino de Torre Val de San Pedro en uno de los mesones, que las tareas de control sanitario de los puestos que se instalan en las ferias corresponde al Ayuntamiento y también insta al Consistorio a que, si no puede asumir esa responsabilidad, pida ayuda a la Junta de Castilla y León para cumplir con ella. Para que no ocurra a nadie lo que a este usuario, que fue con un grupo y les sirvieron en platos sucios, pero el Ayuntamiento no actuó porque no era su competencia.