«Es una provocación» que Vox asuma el área de Igualdad y Servicios Sociales en El Espinar, advierte IU

El concejal de Izquierda Unida, Jacobo Peña. /El Norte
El concejal de Izquierda Unida, Jacobo Peña. / El Norte

La coalición afirma que el reparto de áreas refleja «la debilidad de la posición del Partido Popular» a la hora de formar el gobierno tripartito

El Norte
EL NORTESegovia

El Partido Popular ha recuperado el poder local en El Espinar, el tercer municipio más poblado de la provincia, gracias al acuerdo alcanzado por Vox y Ciudadanos, que ha desbancado de la Alcaldía a la socialista Alicia Palomo. Una semana después de que el popular Javier Figueredo tomara posesión como nuevo regidor, y tras hacerse oficial el reparto de áreas y tenencias de alcaldía del tripartito, llegan las primeras críticas. Izquierda Unida considera que la distribución realizada «refleja la debilidad de la posición del Partido Popular, con cuatro concejales, frente a la otras dos fuerzas políticas de derechas que necesitaba para obtener mayoría en el pleno, Vox y Ciudadanos, que obtuvieron dos y un concejal respectivamente».

Así, Vox ha obtenido dos de las cuatro tenencias de alcaldía, incluyendo la de mayor población (el núcleo de El Espinar), además de, entre otras, un área tan determinante como Hacienda, en la que IU cree «que las recetas liberales pueden hacer especial daño a la mayoría social del municipio». A esto se sumaría la cesión a la formación de Santiago Abascal de las áreas de Igualdad y Servicios Sociales. Un reparto que la asamblea local de la coalición considera «una provocación, teniendo en cuenta la posición de este partido respecto a la violencia de género, el aborto, las personas migrantes, la diversidad afectiva y de género, y los derechos sociales que estas áreas deberían proteger».

Retrocesos

El argumento de que en los municipios importa más la persona que el partido por el que se presenta «no nos parece suficiente para aceptar con comodidad que dirija Igualdad y Servicios Sociales un partido que plantea retrocesos en los derechos sociales conquistados por las mujeres, los trabajadores, las personas en riesgo de exclusión, etétera», señala el coordinador de la asamblea y concejal de Izquierda Unida, Jacobo Peña.

«Cada candidato eligió presentarse por unas siglas y no por otras; cada formación política del municipio eligió pactar con unas fuerzas y no con otras. En lenguaje llano, cada palo que aguante su vela», subraya.

El concejal de IU sugiere a los representantes y socios municipales de estas políticas que, si no quieren que se les relacione con ellas, se desmarquen públicamente. «Por parte de Izquierda Unida, siempre nos hemos opuesto y nos vamos a seguir oponiendo al retroceso en estos derechos».