Los propietarios de Caserío de Urgel aseguran que el incendio de La Granja era «la crónica de un desastre anunciado»

Zona donde comenzó el incendio, junto a la urbanización Caserío de Urgel./Ó. Costa
Zona donde comenzó el incendio, junto a la urbanización Caserío de Urgel. / Ó. Costa

Afirman que si hubiera estado limpia la parcela en la que se originó el fuego, donde se organiza botellón y se mantienen relaciones sexuales, los riesgos habrían sido menores

El Norte
EL NORTESegovia

La Comunidad de Propietarios de la Urbanización Caserío de Urgel, situada en el municipio del Real Sitio de San Ildefonso y contigua al lugar donde se inició el incendio del pasado 4 de agosto, en el que se ha quemado una superficie de más de 370 hectáreas, lamenta «el trágico incendio» que «no es más que la crónica de un desastre anunciado». Estos vecinos subrayan el mal estado de la zona y, en una nota de prensa que ilustran con fotografías de la zona, recalcan que el punto exacto donde habría comenzado el fugo, en la calle Camino de Fuente Infantes y en el límite de la urbanización, había maleza que es «un combustible estupendo», además de muchos cristales rotos, y explican que la competencia para actuar en esta área es municipal.

Recuerda la comunidad de propietarios que fueron un grupo numeroso de estos vecinos quienes fueron los primeros acudir a tratar sofocar el fuego que se inició sobre las 14:30 horas del 4 de agosto, en la calle más alta de la urbanización, en la calle Camino de Fuente Infantes, cerca del camino que une La Granja con el monasterio del Paular en el municipio madrileño de Rascafría.

«No es descartable que los cristales de una botella rota de ginebra hayan podido ser la causa del incendio»

La parcela donde empezó el fuego, explican los vecinos de Caserío de Urgel, «pertenece al casco urbano y está calificada Zona Verde en el vigente Plan de General de Ordenación Urbana (PGOU) del municipio del Real Sitio de San Ildefonso» y, por lo tanto, el Ayuntamiento tiene que ejercer en ella «las labores de mantenimiento y conservación», aunque «viene estando, año tras año, repleta de hierbas secas y maleza, haciendo dejadez el Consistorio de su obligación de conservación desde que en el año 2013 la Urbanización Caserío de Urgel fue recepcionada por sentencia del correspondiente Juzgado de Segovia, refrendada por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León».

Botellón y sexo

Estas parcelas, añaden los propietarios, están en una zona poco poblada y por esos «son utilizadas por grupos de chavales, parejas, etcétera, para organizar botellón, fumar y mantener relaciones sexuales», y es algo que «se puede apreciar por los numerosos condones, latas de cerveza y botellas de licores de alta graducación que cualquiera que se acerque por allí puede ver fácilmente».

Destaca la directiva d ela Comunidad de Propietarios que, «sea cual sea la causa del fuego, no es descartable que unos cristales de una botella rota de ginebra hayan podido ser la causa del incendio» en las horas en que «el sol pegaba con toda su fuerza».

En cualquier caso, ya haya sido el incendio provocado o fortuito, consideran «innegable» que la limpieza de esta zona es competencia del Ayuntamiento del Real Sitio. En este sentido, recuerda que de forma reiterada han exigido, «tanto verbalmente como por escrito, que ejerza sus obligaciones de mantenimiento y conservación en la urbanización, entre otras la limpieza de las malezas de las parcelas de zonas verdes y la reparación de vías públicas», porque el mal estado de algunas calles, como la ausencia de la rejilla de un sumidero, dificultó el paso a los vehículos de emergencias que trabajaron para apagar el incendio. También se refieren al alumbrado público, del que dicen que está «en estado pésimo sin toma tierra» y «podría electrocutar a los viandantes».

Recuerdan que el pasado mes de junio interpusieron «una demanda ante el Juzgado de Segovia» para reclamar estos arreglos, «ya que la anterior corporación municipal siempre les contestó con 'ni un duro a esa urbanización'», y entienden que «si se hubiera mantenido limpia la parcela en cuestión los riesgos habrían sido mucho menores», mientras que no se hizo y «aún están ahí las parcelas restantes llenas de maleza y de botellas esperando a que alguien o algo vuelva a incendiarlas».

La Comunidad de Propietarios de la Urbanización Caserío de Urgel agradece también en su comunicado la colaboración en la extinción del incendio de los equipos de los distintos organismos públicos y privados, «algunos incluso jugándose la vida, así como a todos aquellos vecinos y veraneantes por la colaboración prestada».