Nuevas reglas contra el instrusismo en alojamientos turísticos

Turistas con sus maletas por una calle de Segovia. /Antonio Tanarro
Turistas con sus maletas por una calle de Segovia. / Antonio Tanarro

En la provincia segoviana hay 189 viviendas de uso turístico, frente a los 446 establecimientos rurales y 161 hoteles

CLAUDIA CARRASCALSegovia

En la provincia de Segovia, tras la implantación de la nueva normativa de la Junta de Castilla y León, hay 189 viviendas de uso turístico, además hay 446 establecimientos de turismo rural, 161 alojamientos hoteleros y 22 albergues. El objetivo de la administración autonómica con este tipo de alojamientos pasa por combatir el intrusismo, según detalla el delegado territorial, Javier López-Escobar.

Entre las modificaciones que implicó esta normativa, que entró en vigor en febrero de 2018, una es la obligación a los alojamientos de una única unidad a inscribirse como viviendas de uso turístico y no como apartamentos, como ocurría antes de esta fecha, por lo que la norma también refuerza los controles.

En 2017, la Administración regional realizó cerca de 270 inspecciones en todo tipo de establecimientos, de los cuales 17 acabaron en sanción. Las auditorías evitan la creación de una red de alojamientos descontrolada que puedan aprovechar los delincuentes como sede de operaciones.

La Junta colabora con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado dando parte de las nuevas altas y modificaciones del registro porque «es la única forma de conseguir un mercado sólido y regulado».

«Antes de la ley había una importante desorganización y ahora está más controlado» javier lópez-escobar, delegado territorial de la junta

En este sentido, aclara el delegado que «antes de esta ley había una importante desorganización, ahora todo está mucho más controlado». Además, no se han complicado los trámites burocráticos; de hecho, en la mayoría de los casos es suficiente con presentar una declaración responsable garantizando su cumplimiento de los parámetros. Eso sí, recalca que la calidad y la seguridad son las premisas fundamentales por las que velará la ley.

No obstante, López-Escobar considera que en la provincia de Segovia «no existe un problema relevante de intrusismo o ilegalidad», aunque reconoce que las plataformas digitales han incentivado la aparición de viviendas irregulares que se ponen en el mercado por periodos cortos de tiempo.

Es esta una lacra que, a su juicio, tienen que combatir todas las instituciones de forma coordinada para evitar una merma de la calidad de los servicios ofertados a los turistas, así como los posibles y frecuentes fraudes tributarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos