Femur destaca el «potencial» de las mujeres rurales para la cooperación

Participantes en la jornada de sensibilización./M. R.
Participantes en la jornada de sensibilización. / M. R.

La sede de la Federación Española de la Mujer Rural acoge una jornada sobre los proyectos enpaíses en vías de desarrollo

MÓNICA RICOHontalbilla

Sensibilizar a las mujeres rurales y la importancia de su labor como apoyo a la cooperación fueron los ejes centrales de la jornada que desarrolló este viernes la Federación de la Mujer Rural (FEMUR) en su sede de Hontalbilla, donde reunió a un centenar de participantes, quienes también pudieron conocer los proyectos que la entidad desarrolla en países necesitados.

El proyecto que centró buena parte de la jornada fue el de cooperación que Femur desarrolla en Bolivia en colaboración con la Junta de Castilla y León. Eva María Domínguez Sánchez, jefa del Servicio de Cooperación para el Desarrollo de la Junta de Castilla y León, apuntó que el proyecto que se está llevando a cabo tiene dos elementos fundamentales, uno de ellos, en este caso, el agua, y el segundo, el empoderamiento de la mujer.

Este proyecto, que cuenta con una financiación cercana a los 65.000 euros y que fue aprobado en la convocatoria regional de ayudas a la cooperación en 2017, consiste en la ejecución de canalizaciones de agua a lo largo de siete kilómetros.

«El porcentaje de población en estos países que no tienen acceso al agua es muy alto, son millones de personas en todo el mundo», explicó Domínguez. Según dijo, en estos contextos es algo que condiciona la vida de las mujeres, «fundamentalmente porque son las que van a recoger agua, y las niñas, que no pueden acudir a la escuela». En ocasiones son agredidas sexualmente, pero recalcó que esto se puede evitar con la puesta en marcha de estas canalizaciones y conseguir un punto de suministro cercano a sus hogares.

La financiación de la Junta de Castilla y León para este proyecto está destinada a la parte de infraestructura de inversión de esas canalizaciones, incluyendo el depósito desde el que se podrá facilitar el acceso al agua potable en condiciones de seguridad a la población de comunidades más aisladas de Bolivia.

El proyecto responde al derecho de todo ser humano al acceso al agua potable y a empoderar a las mujeres y permitir que puedan desarrollar proyectos económicos «porque ya no tienen que realizar el camino de siete kilómetros varias veces al día para conseguir agua para toda la familia», destacó Domínguez.

Además, el proyecto ha tenido una gran acogida en la comunidad, y desde el gobierno local, una vez que ya contaban con el punto de suministro cercano a sus hogares, han decidido realizar nuevas canalizaciones para dotar de agua a algunos edificios de agua y saneamiento, según destacó la presidenta nacional de Femur, Juana Borrego. También se han ejecutado letrinas.

Colaboración

«Este proyecto fue financiado en 2017, pero, en cualquier caso, sí que hay una colaboración anterior que tenía que ver con mujeres y con emprendimiento económico, sobre todo. Quiero resaltar también esa otra colaboración que también tenemos con la federación, que es lo que se hace en Castilla y León para sensibilizar, concienciar y dar a conocer esas otras realidades que a veces nos parecen muy lejanas, buscar la corresponsabilidad de qué podemos hacer nosotros para cambiar esas realidades. Esa sería un poco la línea de trabajo de colaboración que tenemos con la Federación», destacó Borrego.

La presidenta de Femur señaló que, en colaboración con el gobierno regional, se trabaja en estos proyectos de cooperación, pero también en la sensibilización de las mujeres rurales a través de charlas y jornadas como la celebrada ayer, a la que acudieron un centenar de mujeres de distintos municipios de las provincias de Valladolid, Salamanca, Zamora y Segovia.

Además, la colaboración de Femur con la Junta se extiende también a jornadas en relación con la Agenda 2030, según apuntó Borrego, quien indicó la necesidad de contar con más servicios en el medio rural y que las mujeres, que quieren «estar y vivir en los pueblos», son la base fundamental para luchar contra la despoblación, por lo que la relación entre instituciones es fundamental «para que las jóvenes puedan tener iniciativas para poder emprender, y en ello estamos trabajando».

Durante la jornada, las asistentes pudieron conocer otros proyectos de cooperación española en materia de salud en Bolivia, como los que se desarrollan a través de la Fundación Humanismo y Democracia, explicados por Elvira Velasco Morillo, vicepresidenta de Femur. Ella se centró principalmente en el desarrollo de una iniciativa de seguridad alimentaria en el sur del país andino, una de las zonas donde el índice de desnutrición es de los más elevados. Allí, con condiciones meteorológicas extremas, los bolivianos son capaces de llevar a cabo cultivos de alto nivel energético, y por eso se trabaja en fortalecer ese desarrollo en la zona, además de ofrecerles formación y pautas para la comercialización.