Vox exhibe músculo en Segovia entre las protestas antifascistas

Uno de los asistentes al acto de Vox porta una bandera de España mientras hace fotos a los manifestantes. /Óscar Costa
Uno de los asistentes al acto de Vox porta una bandera de España mientras hace fotos a los manifestantes. / Óscar Costa

Uno de los manifestantes denunciará al responsable del partido en la ciudad por un supuesta agresión

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

El primer acto público de Vox en Segovia venía precedido de una escalada en la tensión generada por la convocatoria de grupos antifascistas y feministas de concentración a las puertas del hotel donde el secretario general de la formación política, Javier Ortega Smith, ha ofrecido un mitin dentro de la gira 'La España viva' que le está llevando por distintas ciudades del país.

Desde una hora antes del encuentro, decenas de personas, en su mayoría jóvenes, se han apostado en una de las puertas de entrada al complejo hotelero, que en la mañana del domingo amaneció con pintadas en contra del acto de Vox. Más de cien manifestantes han coreado gritos en contra del fascismo y del nazismo y a favor de la libertad y en contra la de violencia machista. En todo momento han estado detrás de la verja y custodiados y vigilados por agentes de la Policía Nacional y de la Policía Local.

Más información

Los asistentes que han ido llegando al hotel han sido increpados y abucheados por los manifestantes. En ocasiones, el fuego de provocaciones ha sido cruzado desde uno y el otro lado de la verja y del cordón policial, con insultos, descalificaciones gruesas e incluso amenazas por las dos partes. Esos conatos han encendido en momentos aislados los ánimos tanto de asistentes que accedían al mitin como de las personas que han secundado la convocatoria antifascista, con desplantes cara a cara, reproches verbales e intentos de agresión aislados que rápidamente han sido abortados por la policía.

Arriba, Javier Ortega Smith durante el mitin dado este domingo en Segovia. Abajo, la policía controla a los manifestantes. A la derecha, algunos de los asistentes al acto de Vox en Segovia. / A. De Torre y Ó. Costa

Los agentes han tratado de aplacar cada incitación de unos y otros para que la tensión ya de por sí alta no fuera en aumento. El momento más complicado se ha producido cuando, según el relato de unos manifestantes, el responsable de Vox en Segovia se ha encarado con él «porque estaba haciendo fotos». Ambos se han insultado y en ese fragor «me ha agredido en la cara», asegura mientras señalaba con la mano una pequeña herida cerca de la nariz.

Altercado

Esta persona ha aseverado que va a denunciar los hechos ante la Policía, aunque al término del acto de Ortega Smith y de la acción de protesta, el cuerpo de seguridad no tenía constancia de esta denuncia.

Minutos antes de las seis de la tarde, el secretario general den Vox ha llegado al hotel y ha decidido pasar delante de los manifestantes que le increpaban al otro lado de la verja. Les ha saludado irónicamente y desafiante y ha levantado el pulgar. Posteriormente ha saludado a uno de los agentes de la Policía que velaban por la seguridad del encuentro.

Ya con los suyos, Ortega Smith ha sido recibido con el sonido de la dulzaina y el tamboril, que también ha cerrado el acto tocando el himno de España. El primer acto público de Vox en Segovia ha demostrado el empuje que está consiguiendo la formación. La sala se ha quedado pequeña y el aforo previsto para doscientas asistentes se ha duplicado con la presencia de casi medio millar, más de la mitad han permanecido de pie e incluso han tenido que escuchar las arengas del dirigente en el pasillo.

«La reconquista ha empezado en Andalucía»

Javier Ortega Smith ha sustentado su discurso en los resultados de las últimas elecciones andaluzas del 2 de diciembre, donde el partido ha conseguido de una tacada doce escaños. «La reconquista ha empezado en Andalucía», ha repetido, al mismo tiempo que ha ensalzado «la valentía» de los seguidores del partido «que no se han dejado amedrentar», en alusión a «las amenazas de muerte» que han recibido en sus sedes y a los nueve intentos de agresión que han padecido simpatizantes de la formación en las últimas horas, en especial en Zaragoza (donde un joven fue golpeado con un extintor), Barcelona, Sitges y Burgos.

Con respecto a la posibilidad de repetir un pacto como el andaluz, el dirigente nacional de Vox advierte de que el resto de partidos «hacen bien en preocuparse», ya que Vox irrumpe en el panorama de la política nacional con la intención de ser «decisivo» para «levantar las alfombras y cerrar los chiringuitos» de corrupción. Las encuestas, de momento, les otorgan entre treinta y cincuenta escaños en el Congreso de los Diputados, ha subrayado Ortega Smith, quien de esta manera vaticina la intención de buscar acuerdos claves en los futuros gobiernos autonómicos.

La política de «sillones» por la de las «ideas»

El secretario general de Vox ha remarcado que el propósito con el que se presenta el partido es «cambiar los pactos de sillón por los pactos de la valentía y de las ideas». Ha insistido en que las siglas ultraconservadoras han venido «a transformar las políticas, y no solo las caras o los sillones». Asimismo, ha aseverado que el ideario de Vox representa a una mayoría de españoles que hasta ahora han estado en silencio y que es «la España viva, la España que madruga, la España de los profesionales que trabajan día a día y todo el día para pagar unos impuestos de los que viven todos estos caras» en referencia a la clase política actual.

«¡Basta ya de agachar la cara y de derrotismos!», ha arengado a esos cerca de quinientos asistentes al acto, a los que ha felicitado en reiteradas ocasiones durante su discurso por su «valentía».