Los encierros de Cuéllar amplían horizontes

Francisco Salamanca (izquierda), Ainhoa Iglesias, Ernesto Fernández, Jesús Salamanca y Luis Ángel García posan junto al monumento dedicado al encierro./Mónica Rico
Francisco Salamanca (izquierda), Ainhoa Iglesias, Ernesto Fernández, Jesús Salamanca y Luis Ángel García posan junto al monumento dedicado al encierro. / Mónica Rico

Las asociaciones vinculadas con la fiesta opinan sobre la repercusión de la declaración internacional

MÓNICA RICOCuéllar

Si de algo presume Cuéllar es de tener los encierros más antiguos de España y más, si cabe, desde que el pasado 12 de marzo el Ayuntamiento recibiera la resolución de la Secretaría de Estado de Turismo por la que han sido declarados fiesta de Interés Turístico Internacional. De esta forma culminaba un proceso iniciado hace tres años por la villa pinariega, desde que en 2015 la corporación aprobase en pleno iniciar los trámites de la solicitud. Este reconocimiento a los encierros, documentados en las Ordenanzas de Cuéllar (1499), aunque desde principios del siglo XIII existen alusiones sobre festejos con toros en la villa, se suma a otros conseguidos a largo de los años. En 1977 fueron declarados Fiesta de Interés Turístico, en 1994 llegó el reconocimiento de interés regional y en 2008, el nacional. Además, desde 2003 llevan el sello de Espectáculo Taurino Tradicional.

Con especial alegría vivieron la aprobación del sello internacional los colectivos de la villa relacionados, de una u otra forma, con el desarrollo del encierro. Algunos de ellos echaron una mano al Ayuntamiento durante el proceso de preparación de la documentación para solicitar la declaración. Es el caso de la Asociación Encierros de Cuéllar, que considera que esta marca supondrá una mayor difusión en la prensa internacional, sobre todo en aquellos países donde más apoyo hay a la práctica de la tauromaquia. Es un arma de doble filo porque, como explica el presidente de la asociación, Jesús Salamanca, las consecuencias de una mala organización o de cualquier circunstancia negativa tendrán más trascendencia. «Si tosemos, nos oirán todos», resume.

Encierros de Cuéllar considera que el Ayuntamiento debe aprovecha esta calificación turística para dar a conocer otros aspectos históricos y culturales de la villa. «Potencialmente se nos ha ofrecido esta oportunidad. Creemos que deberíamos aprovecharla. Hay muchas posibilidades y otros así lo han hecho», afirma Salamanca, quien apunta que la «compleja» organización de los encierros de la villa debería verse más reforzada con medios autonómicos y gubernamentales, «especialmente en el traslado del ganado por el campo».

Frente común

Para el presidente de la Peña El Encierro, Francisco Salamanca, la declaración «ya es un motivo de orgullo para los cuellaranos, que seguiremos viviendo nuestra fiesta igual que antes de la declaración, con una escasa repercusión en nuevas actividades o en la modificación de costumbre». De puertas para afuera, el sello internacional puede contribuir «a divulgar la cultura de nuestra fiesta, explicarla y atraer visitantes interesados en vivirla», algo que, según apunta, debería propiciar un frente común de los colectivos interesados en la fiesta y en el encierro y el Ayuntamiento. Sin embargo, lo considera«harto difícil, con un equipo de gobierno municipal que engañó a las asociaciones en su día, abandonando las relaciones de cordialidad que habían existido hasta entonces».

La cabeza visible del colectivo El Encierro incide también en que la distinción «supone una gran responsabilidad para la organización y para Cuéllar», que «ha pasado a ser objetivo de grupos mediáticos animalistas que quieren prohibir los toros y van a estar muy atentos a cualquier circunstancia que pueda llevar nuestra fiesta a los tribunales». Asimismo, Salamanca recuerda que la mayoría de los colectivos vinculados al encierro, así como los medios de comunicación locales y los grupos municipales, con excepción del Partido Popular, elaboraron hace dos años una propuesta de protocolo de actuación «que entendemos ayudaría a la organización en acometer la nueva responsabilidad que conlleva la declaración».

Más turistas

Ernesto Fernández, presidente de la Asociación EhToro.com, está convencido de que los encierros de Cuéllar ya son muy conocidos por los aficionados al mundo del toro, «que saben de su tradición, su esencia y su emoción», pero la declaración supondrá «mayor reconocimiento popular y turístico, por lo que llegará a más personas, no solo en España, sino a nivel internacional».Ello hará que «nuestras fiestas más conocidas, más grandes. Habrá más personas que querrán conocer de cerca nuestros encierros y eso nos dará más popularidad y se incrementarán los visitantes durante esos días».

Esta opinión es compartida por Luis Ángel García, presidente de la entidad A Caballo. «Para la localidad, supondrá sobre todo la asistencia de más gente, lo cual será bueno para los hosteleros, pero más complicado de gestionar para el Ayuntamiento y las fuerzas del orden». En cuanto a las personas que participan más directamente en la conducción del ganado a lo largo del recorrido, caballistas y corredores, «puede suponer un mayor perjuicio si llega a masificarse», algo que «se podrá ver en unos años», puesto que «el primero no creemos que tenga un incremento muy significativo en cuanto al número de personas que pueda atraer la declaración».

Como cualquier reconocimiento, el obtenido por los encierros cuellaranos «pondrá en valor más aún su belleza, su antigüedad, su espectáculo…», declara la presidenta de la Asociación Amigos del Caballo, Ainhoa Iglesias, quien espera un incremento de los visitantes. «Es un salto para dar a conocer nuestra tradición, el ritual del traslado del ganado dentro del ambiente mágico que se provoca durante el estallido de la apertura de las puertas del corral; cruzar el pinar con el rocío del amanecer, la emoción de la bajada del embudo, con los caballistas arropando la manada y los nervios a flor de piel; empieza la carrera para descender el último tramo que enlaza con las calles, abarrotado de curiosos que esperan con ansias la ceremonia. Un encanto especial que solo entienden los que lo conocen», resume Iglesias.

Mejoras

Si en algo coinciden los representantes de los cinco colectivos es en que encierro necesita mejoras, que repercutan, además, en «la imagen de cara al exterior». La presidenta de Amigos del Caballo cita la señalética empleada en la zona de pinares, «que nos parece tan necesaria como inadecuada a una tradición centenaria, llena de colores flúor o cintas de balizamiento para acotar espacios». Otro ejemplo negativo son, a su juicio, las camisetas identificativas de la dirección de campo, «de colores estridentes». Si bien son necesarias, en la actualidad«son inapropiadas para un espectáculo de calidad como son nuestros encierros».

Luis Ángel García apunta que los cambios deberían ir en la línea de volver a los orígenes, «cuando se permitía a los caballistas acompañar al encierro, aunque esto suponga el cambio de recorrido por las limitaciones actuales del propietario del pinar al lado de los corrales».

Sobre esta cuestión también opina la presidenta de Amigos del Caballo, que recuerda que hace dos años se tomaron medidas restrictivas en el número de jinetes que podían asistir a 'la suelta', con lo que se ha visto mermado el número de caballos totales que asisten a los encierros. «En vez de crecer el encierro y que cada vez sea mayor el número de participantes en el campo, con las prohibiciones llevadas a cabo por el Ayuntamiento se ha conseguido que decaiga el interés de los caballistas por participar en el encierro más bello, nos atreveríamos a decir, de España».

La asociación A Caballo siempre ha abogado porque se permita participar a todos los caballistas en la suelta, «de un modo ordenado», una iniciativa que apoya también Ainhoa Iglesias, aunque advierte de que «como en todas las masificaciones, hay que tener un control». En este caso, el colectivo que preside sostiene que para la organización «ha resultado más fácil cortar cabezas que ordenarlas, en beneficio de la masa a pie que quiere disfrutar de ver toros, sin querer darse cuenta de que los toros son también para los caballistas, tenemos el mismo derecho. Sin caballistas y sin tramo de campo, el encierro de Cuéllar no sería el que es», recalca.

Iglesias lanza un interrogante: «Si lo que queremos es una salida del ganado limpia, tranquila y que no entorpezca la paz de las reses, ¿por qué no se prohíbe la presencia de coches y de personas a pie en 'la suelta? O por qué no se limita a 20 personas». Consciente de que para el traslado del ganado bravo no son necesarios 500 caballistas, «porque alteran a los animales», el colectivo recalca que el mismo efecto produce «la gente en la puerta del corral cuando los increpan para salir, los coches apostados en los flancos de la salida y las cientos de personas que esperan en ellos».

Con ello, aclara, «no queremos decir que haya que prohibir a todas esas personas, pero a los caballistas tampoco. De hecho, consideramos que una manera de que todo el mundo pudiera participar del espectáculo de 'la suelta' es habilitando el espacio para que se pudiera disfrutar de ello de una manera segura».

Tampoco se muestra a favor de la supresión de los caballos en la primera parte del traslado el presidente de EhToro, quien afirma que los encierros «desde que salen desde los corrales del río Cega hasta su llegada a la plaza, discurren por muchos escenarios distintos y es muy difícil su desarrollo». A su juicio, lo que se necesita es «una mayor coordinación y colaboración con la organización y los colectivos taurinos para, entre todos, intentar volver a levantar nuestra feria».

¿Y que mejoras son necesarias? El presidente de la peña El Encierro enumera cuestiones como la información que se ofrece a vecinos y visitantes. «La participación y la organización de actividades paralelas ayudarían, sin olvidar mejoras en la calidad del ganado y la feria taurina».

La Asociación Encierros de Cuéllar sostiene que el encierro es urbano, previo traslado del ganado por el campo, por lo que «no existe ni ha existido nunca un encierro campestre». A partir de ahí su presidente señala también que se debe mejorar en el aspecto organizativo. «El resultado del encierro siempre se corresponde con el buen o mal funcionamiento del traslado por el campo, lo que hace que el ganado baje lenta o precipitadamente la zona del embudo y entre en el encierro con mayor o menor fuerza». Por lo tanto cree que toda mejora que se aplique en la organización del traslado «será siempre bien recibida y redundará en la mejora del recorrido urbano».

Propuestas

Para hacer efectivas estas mejoras u otras tras la declaración de interés internacional, la asociación El Encierro, junto con el resto de los colectivos que redactaron el protocolo, mantuvo un encuentro con la titular de la Concejalía de Turismo, Nuria Fernández, con el fin de hacerla llegar las propuestas surgidas, entre las que se encontraban mejorar la información de la web dedicada a los encierros, la creación de un logotipo y lema para ser usados en las actividades que se organicen durante todo el año, disponer de señales visuales por todo el recorrido urbano con motivo de la declaración y divulgar el protocolo de actuación elaborado, aunque «parece ser que sólo la primera propuesta ha sido admitida», explica Francisco Salamanca.

Pero la agrupación no ceja en su empeño y contempla la realización de actos de promoción de la declaración de internacionalización de sus encierros durante todo el año, especialmente en sus acciones habituales, como son el Foro de los Encierros, que incluye el análisis del ciclo pasado, una exposición y unas jornadas taurinas, que este año celebran sus bodas de plata.

Entre los miembros del grupo de trabajo que ha realizado propuestas a Turismo también se encuentra EhToro. Ernesto Fernández señala que se ha colaborado «para crear un protocolo de actuación en los encierros que puede servir para una buena organización y desarrollo de los mismos». Este colectivo también tratarán de divulgar la declaración internacional, aunque «somos una asociación muy pequeña y nuestros medios y financiación son muy escasos, pero veremos cómo podemos de darlo a conocer mediante actividades culturales», entre las que se encuentran charlas o encierros de carretón para los niños, con el fin de «divulgar su tradición y crear afición desde los más pequeños».

Poco coste

Las propuestas también han llegado desde la Asociación Encierros de Cuéllar, que ha facilitado al Ayuntamiento un dosier de medidas organizativas «poco costosas y fáciles de aplicar, pero que requieren interés en llevarlas a cabo». Así, Jesús Salamanca señala que se han facilitado ideas para la mejora de organización en corrales, traslado por el campo, recorrido urbano, plaza de toros, cartelería y centro de recepción de prensa, algunas de las cuales «ya existen, pero resulta necesaria su mejora y en especial la fácil visualización de la misma». La agrupación lleva ofreciendo desde 1997 a cada equipo municipal una serie de medidas organizativas que «deberían formar parte del protocolo municipal de actuación que cada corporación tiene». Las propuestas van más allá del ciclo y que también han surgido ideas como mesas redondas con inclusión de espectáculos taurinos en todo el mundo o la posibilidad de acercar a la villa la Feria Internacional de Espectáculos Taurinos Populares. También abogan por reactivar el Centro de Interpretación de los Encierros «con una infraestructura muchísimo menos costosa que la anterior. Podría ser otra medida a tener en cuenta dentro de ese aspecto turístico que diariamente ofrece nuestra villa. Es algo que nosotros tenemos y que no tienen los demás».

Encierros de Cuéllar ha colaborado activamente con la anterior Concejalía de Festejos y posteriormente con la de Turismo y su equipo, que es «la que realmente ha puesto verdadero empeño en concluir los trabajos anteriores». Jesús Salamanca afirma que la declaración «es un arma potencialmente muy importante si los equipos municipales de gobierno saben utilizarla».

 

Fotos

Vídeos