El toro vuelve a Astudillo

Husillos, entre un grupo de vecinos, tras una de las talanqueras, observan a Barbero. / Marta Moras

Centenares de vecinos disfrutan del nuevo encierro con el animal suelto tras haberse prohibido el 'toro enmaromado'

Álvaro Muñoz
ÁLVARO MUÑOZPalencia

Un ambiente diferente se palpaba en Astudillo. La expectación generada por el nuevo 'toro del pueblo' inquietaba a los vecinos y visitantes que se han acercado en la tarde de este lunes hasta la localidad palentina para vivir el nacimiento de un nuevo festejo taurino. La emoción y el disfrute estaban asegurados, pero a la vez, los astudillanos han cerrado sus fiestas con la sensación de que les habían quitado una parte de ellos.

La tradición que tantas veces les había costado una multa solo existía en el recuerdo de los vecinos, que se empeñaban en disfrutar del nuevo evento de las fiestas, que aglutinó a menos fieles que ediciones pasadas del extinto 'toro enmaromado'.

Con el estallido del cohete, 'Barbero' enfiló los primeros metros con tranquilidad, sabedor de que el verdadero protagonista era él. Ni la familia Husillos, encabezada por el atleta Óscar, quería restar importancia al toro, un utrero de encaste Núñez, y se apostaron detrás de una talanquera para ver desde primera fila los primeros envites del astado.

La calle Santiago Aguado ha sido el centro neurálgico del festejo, con decenas de personas detrás de las talanqueras y subidas encima de diferentes tapias, uno de los lugares seguros para presenciar el encierro.

 

Fotos

Vídeos