Cillamayor recuerda a Adrián González, guardia civil asesinado por ETA en 1986

Familiares, vecinos y amigos de Adrián González ayer en Cillamayor. /Nuria Estalayo
Familiares, vecinos y amigos de Adrián González ayer en Cillamayor. / Nuria Estalayo

Decenas de personas entre familiares, antiguos compañeros, amigos y vecinos se volvieron a dar cita un año más en el cementerio de la localidad para homenajear a González

NURIA ESTALAYOCillamayor

Decenas de personas entre familiares, antiguos compañeros, amigos y vecinos de Cillamayor (Palencia) se volvieron a dar cita un año más en el cementerio de la localidad para homenajear a Adrián González Revilla, asesinado por la banda terrorista ETA hace 33 años. Un reconocimiento que desde hace cuatro años en el aniversario de su muerte le brindan miembros de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y veteranos del GAR, grupo antiterrorista rural de la guardia civil al que pertenecía Adrián González.

Los miembros del GAR se desplazaron desde varios puntos de la geografía española para asistir a esta ceremonia que estaba prevista desarrollarse a las 12:00 horas. Sin embargo, tuvo que aplazarse a causa de un leve accidente, sin mayores consecuencias, que sufrió con su coche de camino a tierras palentinas el agente que portaba la corona de flores. El homenaje se atrasó hasta su llegada a las 13:30 horas, lo cual dejó tiempo a que cesara la lluvia que había insistido con su presencia a lo largo de la mañana. Una vez reunida la comitiva en Cillamayor, se procedió a la subida al cerro situado a las afueras de la localidad donde se encuentra el camposanto. En el interior, cerca del panteón familiar en el que descansan los restos de Adrián González se le rindió tributo. Entre los presentes se encontraba su hermana Inmaculada que fue la encargada de poner las flores sobre su tumba.

Ella misma quiso agradecer a todos su presencia y dedicó, cargada de emoción, unas bellas palabras a los veteranos del GAR, asegurando que son personas «únicas» y que siempre dan muestras de un «enorme amor y compañerismo». «Este país no sabe lo que os debe», ponderó Inmaculada González.

El acto contó asimismo con la presencia de algunas figuras políticas como los senadores del PP por Palencia Rodrigo Mediavilla Pérez y Jorge Martínez Antolín. Aunque se acercaron hasta Cillamayor «más como amigos que como políticos», según aseguró Ángel Gutiérrez, delegado de la Asociación de Víctimas del Terrorismo en Palencia, aclarando que «toda la gente acude sin siglas ni significaciones políticas, sólo a compartir con la familia y rendir un homenaje a una persona asesinada por ETA». El GAR perdió a once de sus miembros a manos de la banda terrorista. A lo largo del año se rinde honores a cada uno de ellos el día del aniversario de su muerte. «A veces las administraciones caen en el olvido, por eso los veteranos decidimos rendir un homenaje a estas víctimas caídas en acto de servicio», destacó Gutiérrez.

Sobre las 8:00 horas del 26 de julio de 1986, la banda terrorista ETA asesinaba al agente Adrián González Revilla en Arechavaleta (Guipúzcoa) junto con el teniente de la Guardia Civil Ignacio Mateu Istúriz, mediante una bomba-trampa oculta entre la hierba en un campo próximo a la localidad guipuzcoana. Adrián González Revilla nació en Cillamayor el 23 de noviembre de 1957, por lo que tenía 29 años cuando fue asesinado. Había ingresado en la Guardia Civil cinco años antes, cuatro de ellos estuvo en los GAR. Pertenecía, igual que su superior el teniente Mateu, al cuartel de los GAR de Logroño. Sus restos mortales fueron inhumados en su pueblo natal.