'Barbero', el primer Toro del Pueblo de Astudillo que no estará enmaromado

Barbero, el primer Toro del Pueblo que no será enmaromado./El Norte
Barbero, el primer Toro del Pueblo que no será enmaromado. / El Norte

El astado, un utrero de encaste Núñez, saldrá a las calles cercadas del pueblo palentino el lunes 17 de septiembre

El Norte
EL NORTEPalencia

Barbero. Así se llama el primer Toro del Pueblo que saldrá a las calles de Astudillo (Palencia) sin una maroma atada a los pitones. El animal, un utrero de encaste Núñez, será el protagonista de las fiestas de la localidad el lunes 17 de septiembre desde las 17:00 horas, momento en el que será soltado en un recorrido cercado.

El astado, de la Ganadería D. Álvaro y Pablo Lumbreras y herrado con el número 77, no será enmaromado para cumplir con el nuevo reglamento de la consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta, que ha anulado este año el toro enmamorado de Astudillo del Registro de Espectáculos Tradicionales tras una denuncia de la Asociación Nacional para la Protección y el Bienestar de los Animales (ANPBA), medida que ha sido todo un jarro de agua fría para el municipio. «El toro enmaromado ha pasado a la historia. No nos queda más remedio, porque los tribunales lo han decidido así. Tenemos que olvidarnos de enmaromar al toro, pero no de los festejos taurinos y Astudillo seguirá teniendo su Toro del Pueblo. No será enmaromado, sino que se correrá en un encierro con talanqueras, como en otros sitios», se lamentaba Luis Santos, alcalde de Astudillo.

Imagen del Toro Enmaromado de 2017, el último de la historia.
Imagen del Toro Enmaromado de 2017, el último de la historia. / Marta Moras

La nueva infraestructura que se va a utilizar para cercar al animal servirá además para que el municipio disfrute de una mayor variedad de festejos, tal y como apuntó el regidor. «Y ya que vamos a tener talanqueras, aprovecharemos para hacer algún encierro más, aunque la verdad es que nos preocupa bastante, porque correr a un toro no es lo mismo que correr vaquillas, porque aquí el toro que hubiésemos comprado para enmaromar se va a correr en el encierro», explicó Santos, que no pudo ocultar su pesar por la pérdida de una tradición que, según el propio Ayuntamiento se remonta al año 1565, una fecha que no ha sido respaldada por los tribunales porque, según la sala «no existen documentos históricos que demuestren fehacientemente esa antigüedad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos