Relatos de café

Aina Rotger Carlón./
Aina Rotger Carlón.

La palentina Aina Rotger Carlón publica cien microrrelatos mientras ultima el rodaje de un corto

FERNANDO CABALLEROpalencia

De padre mallorquín y madre palentina, ella nació en Pollença, la tierra de su progenitor. Tras pasar por varias ciudades, incluida Madrid y Barcelona, ahora reside en Palencia, donde se dedica a escribir. Empezó con poesía y ahora cultiva el microrrelato. Un centenar de ellos los ha reunido en Cuentos para un café (editorial Titanium). Aina Rotger Carlón se formó en la Escuela de Letras de Madrid, donde recibió clases de Rosa Montero, Juan José Millás, Alejandro Gándara, José María Guelbenzu, y en la Universidad de Barcelona cursó Comunicación Audiovisual.

Alumna de las clases de poesía de la Universidad Popular de Palencia, que imparten Luis Javier Pinar y Concha Lobejón, cofundó el colectivo de escritores Esprosados junto a Mari Carmen Diago lo forman unas diez personas que se reúnen una vez al mes, proponen un tema y cada uno escribe un cuento sobre el mismo con un máximo de dos páginas y luego lo leen de forma colectiva y lo corrigen entre todos.

Su afición por la literatura le viene desde niña. «Cuando tenía 8 años, gané un premio en la escuela de juegos florales con una poesía, y desde entonces ya escribo», recuerda. Aunque aquel primer premio lo ganó con un texto poético, ella mantuvo su afición a la escritura, pero de cuentos, primero más largos para centrarse después en el microrelato «a raíz de asistir a las clases de Concha Lobejón». «Me gustó el formato, empecé a escribir y ahí surgió este libro», explica Aina Rotger. «En el microrelato se puede concentrar muy bien lo que piensas, algo que has visto en el periódico o que te encuentras por la calle o que se te ocurre, tus sentimientos Me siento cómoda con este género», asegura. Ella define el microrelato como «una forma breve de expresar mucho con pocas palabras».

La temática de los textos es amplia, desde la mujer con problemas o sin problemas, el amor, temas sociales. «Es un libro muy variado, no tiene un tema concreto y a partir de ahí le desarrollas. Son diferentes flashes que me han venido», apostilla.

Aina Rotger es consciente de que este género narrativo se encuentra en estos momentos «en auge». «Hay muchos autores que últimamente publican microrelatos, incluso las columnas de Millán son también microrelatos», apostilla.

Rotger Carlón escribe el blog palabrapunto.blogspost.com, en el que recoge sus cuentos cortos «y alguna poesía cae de vez en cuando». «Tengo lectores de todo el mundo, Estados Unidos, Rusia y muchas partes del mundo», informa, aunque la entrada al blog suele ser a través del Facebook, donde anuncia la aparición de un nuevo microrelato, un género en su opinión, «se encuentra muy vivo y tiene aún mucha andadura por delante».

En la actualidad, se encuentra escribiendo una nueva tanda de microrelatos e inmersa en un cortometraje, del que ella es la autora del guión. «Lo vamos a rodar en julio, si todo va bien, dirigido por Charo Hernández», anuncia. La ruptura de una pareja es el punto de partida de este trabajo cinematográfico, que se rodará en Palencia y con actores palentinos.

Aina Rotger Carlón opina que Palencia es una ciudad propicia para la creación. «Da de sí», es su expresión. «Si te mueves, al final encuentras. Es cuestión de buscar tu sitio y contactar con gente. Creo que sí hay esta gente con inquietudes. Siempre coincides con alguien que tiene tus mismos intereses. La Universidad Popular mueve mucho y se hacen cosas interesantes. Carmen Diago y yo, que creamos el grupo Esprosados, coincidimos en el grupo de teatro de la UPP», apostilla la escritora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos