El plus del periodismo

Jamás en la historia ha sido tan asequible tanta y tan buena información en El Norte de Castilla

Ángel Ortiz
ÁNGEL ORTIZ

Hace ya dos semanas, estrenamos en la edición web de El Norte de Castilla una marca que representa muchos valores de nuestro trabajo. También es una apuesta por la sostenibilidad del servicio que prestamos a lectores y suscriptores desde hace ya 165 años. La marca es 'On Plus' y define un salto de calidad en la oferta informativa que publicamos 24 horas al día, 365 días al año, en el portal digital de actualidad líder en Castilla y León. Desde el pasado 7 de mayo, El Norte de Castilla llega a su audiencia on line con dos propuestas: una gratuita, ceñida a un acceso limitado de contenidos, y otra de pago que permite la lectura completa de El Norte en todo momento, desde cualquier lugar, y que incluye otras muchas ventajas, como una aplicación móvil exclusiva o promociones especiales. Algunas personas han cuestionado y criticado esta decisión. Sin embargo, en apenas quince días el número de nuevos suscriptores digitales que han valorado la marca 'On Plus' y se han suscrito supera de largo nuestras expectativas y previsiones más optimistas. Más significativo aún es que un buen porcentaje de ellos haya optado por la modalidad de vinculación anual. El precio, según ha quedado demostrado en todas las experiencias que han precedido a la de nuestra cabecera, no es nunca una barrera: menos de seis euros al mes, menos de veinte céntimos al día, dos meses gratis por las altas de un año… Jamás en la historia ha sido tan asequible tanta y tan buena información.

Me gustaría compartir algunas de las razones por las que El Norte ha tomado la decisión de cobrar por el uso regular de su portal. La principal tiene que ver con la calidad del servicio que ofrecemos a través de la web. El buen periodismo es muy caro, independientemente de la plataforma o canal a través del cual se elabore o transmita. Necesita de profesionales cualificados, con una dilatada experiencia, con tiempo para obtener, procesar, madurar y contrastar las noticias más complejas. O sea, todas las importantes. Por eso el modelo que ha adoptado la prensa generalista de referencia a escala mundial, en Estados Unidos igual que en Europa, para procurar ese objetivo es introducir progresivamente la opción de pago, dado que el mercado publicitario de carácter masivo, al peso, se ha concentrado de manera creciente en unos pocos operadores globales y hace inviable un menú informativo como el que ya exige el público de prensa digital. Al menos si se intenta sostener solo con esos ingresos publicitarios, al estilo de lo que sucede en radio o televisión. Tanto es así que, a pesar de una anómala menor implantación de este sistema en el mercado español, hay medios nativos digitales de vocación nacional que desde sus comienzos han apostado por el pago como garantía de una oferta periodística cualificada.

«Disponer de una buena información ahorra muchísimo tiempo a la hora de encontrar un relato claro y jerárquico de la actualidad»

Los lectores que desean estar bien informados, oportuna y pertinentemente informados de lo que sucede en su entorno geográfico, económico, político, cultural y social, nos están concediendo su confianza en este nuevo canal con la naturalidad y lealtad con que vienen haciéndolo, y siguen, en los quioscos desde hace muchas décadas. Pero además sospecho que comprenden que disponer de una buena información les ahorrará, tal y como expliqué hace unos días en la entrega de los premios e-volución, muchísimo tiempo a la hora de encontrar un relato claro y jerárquico de la actualidad; les proporcionará seguridad en un entorno infectado e inundado por noticias falsas, irrelevancias de todo tipo y manipulaciones; y les será útil para tomar decisiones en su día a día. Nosotros queremos que a nuestros lectores les vaya bien, dispongan de argumentos solventes y fundados. Por eso defendemos, frente a presiones de cualquier tipo, su legítimo derecho de la opinión pública a una buena información, la mejor. Eso también es valioso. En la redacción de El Norte estamos experimentando una profunda transformación para, a través del periodismo de toda la vida, basado en la búsqueda incesante de la verdad, ser más versátiles, más útiles, más rápidos, más ágiles, más adaptables, más certeros, incluso más entretenidos. Los de siempre, pero como nunca.