La plantilla de Vestas pone fin a su encierro en busca de un «posible» acuerdo con la empresa

Encierro de los empleados de Vestas en León. /P. García / Ical
Encierro de los empleados de Vestas en León. / P. García / Ical

Desde el pasado jueves permanecían en la Oficina Territorial de Trabajo de León

El Norte
EL NORTE Valladolid

Los tres trabajadores de la factoría Vestas, en la localidad leonesa de Villadangos del Páramo, abandonaron este viernes el encierro que mantenían desde el pasado jueves en la Oficina Territorial de Trabajo de León, según confirmó el secretario general de Fica-UGT en León y representante del sindicato en el comité de empresa, Francisco Romero. Tras una reunión mantenida este jueves con el director general de Industria del Ministerio, Galo Gutiérrez, el comité considera que «ahora es momento de sentarse con la empresa y negociar un posible acuerdo» que garantice la «viabilidad futura» de la planta, informa Ical.

Al respecto, los empleados mantendrán el resto de movilizaciones previstas para «intentar forzar a la empresa para que se siente a negociar y no espere al mes de septiembre». «Queremos soluciones vengan de donde vengan», reclamó el dirigente sindical, que defendió la viabilidad de futuro para la factoría y advirtió del coste social que supondría para centenares de familias de la zona la pérdida de los 1.500 puestos de trabajo directos e indirectos que el sindicato calcula que se verían afectados si prosperan los planes de deslocalización de la compañía.

«Entre todos tenemos que conseguir la viabilidad de esa planta, no nos podemos permitir esa pérdida de puestos de trabajo», afirmó Romero, que se mostró partidario de que las administraciones puedan «activar otras medidas para favorecer que el plan industrial que presente la empresa salga adelante».

Iniciar contactos

En ese sentido, Romero valoró que el viceconsejero de Economía y Hacienda, Carlos Martín Tobalina, exigiera este viernes a la dirección de la compañía el diseño de un plan industrial «a medio y corto plazo» para la factoría leonesa y avanzara la intención de reunirse próximamente con el vicepresidente ejecutivo de la empresa para iniciar contactos «a otro nivel» para la conservación de los puestos de trabajo. Este «frente común» entre la Junta y el Gobierno era la idea que manejaba el comité, que se resumía en «buscar ayuda en cualquier estamento que nos la pudiera proporcionar».

 

Fotos

Vídeos