El presunto terrorista de Lieja atacó por la espalda a las dos polícias y les robó la pistola para matarlas

Afp

Benjamin Herman, de 35 años, salió con un permiso ayer de la cárcel, donde al parecer se radicalizó

ADOLFO LORENTEBruselas

Se llamaba Benjamin Herman, tenía 35 años y estaba en la cárcel, de donde salió ayer con un permiso penitenciario. Ha ocurrido en Lieja, al este de Bélgica, a unos 100 kilómetros de Bruselas. Hoy, a primera hora, a eso de las 10, ha atacado a dos mujeres policías por la espalda con un arma blanca, les ha robado el arma y las ha asesinado.

Además, ha matado a un joven que estaba en un turismo que pasaba por la zona. En su huida se ha metido en un instituto donde ha tomado como prisionera a una mujer sin causar nuevas víctimas ya que ha sido abatido por otros agentes de la autoridad. Dos de ellos han resultado heridos, según ha informado la Fiscalía, que investiga el caso como un presunto acto terrorista.

Según informaron medios locales, como 'La Libre Belgique', el atacante gritó Allahu Akbar (Alá es grande). Herman cumplía pena de prisión por robo y tráfico de drogas en la cárcel belga de Lantin, donde al parecer se habría radicalizado al estar en contacto con otros reclusos. Es la hipótesis que manejan los investigadores, ya que no estaba fichado.

«Violencia cobarde y ciega en Lieja. Todo nuestro apoyo a las víctimas y sus seres queridos. Seguimos la situación con los servicios de seguridad y el centro de crisis», ha escrito el primer ministro belga, Charles Michel, en su cuenta de Twitter. Tanto Michel como el ministro de Interior, Jan Jambon y el rey Felipe de Bélgica han viajado a Lieja para mostrar su solidaridad con las víctimas.

Bélgica vuelve a estar en estado de shock por la sinrazón terrorista, pero todo apunta a que es un hecho aislado. De hecho, el centro de crisis que analiza el riego terrorista (OCAM), ha decidido no elevar el nivel de alerta, que se mantendrá en el 2 de una escala de 4.

 

Fotos

Vídeos