Los Hannover se enfrentan por su castillo de un euro

Ernest de Hannover./R. C.
Ernest de Hannover. / R. C.

El príncipe Ernesto Augusto ha puesto fin al traspaso de la fortalez al Gobierno alemán

El Norte
EL NORTEValladolid

El castillo de Marienburg no deja de dar disgustos a sus propietarios, que, por otra parte, tampoco necesitan mucho para disgustarse entre ellos. La fortaleza es la residencia oficial de la dinastía Hannover y un saco sin fondo para su actual propietario, el príncipe Ernesto Augusto, quien recibió la pesada carga cuando su padre Ernesto, el ex de Carolina de Mónaco y amante de las buenas bebidas, le cedió todas sus propiedades. Mantener el castillo vale un dineral que no tiene la antaño poderosa dinastía, por lo que Ernesto Augusto ha decidido vendérselo al Gobierno alemán por un euro, toda una ganga si no fuera porque arreglar el edificio costará 27 millones.

La venta no ha sentado nada bien a Ernesto, que sostiene que la transacción es «indigna e ilegal», y en calidad de jefe de la casa real de Hannover, se ha puesto en contacto con las autoridades alemanas para poner fin al traspaso de la propiedad. Las obras se han paralizado sin haber comenzado todavía mientras el castillo se deteriora. Como la casa de Hannover.

 

Fotos

Vídeos