Un trabajador de Vestas irá de León a Dinamarca en bici para llevar una carta a la directiva

Andrés Turienzo./
Andrés Turienzo.

Recorrerá en diez días los 2.500 kilómetros que separan la planta de León de las oficinas centrales de la empresa en Dinamarca

J. CALVO | D. GONZÁLEZ

«Soy un poco cabezón y quiero hacer algo que llegue al corazón de Vestas». Andrés Turienzo Llamazares, 'Piru', de 30 años y trabajador de esta compañía, reconoce que el drama que se vive a nivel laboral es de tal dimensión que las cosas «no se pueden quedar así por mucho que diga la empresa».

Así que con su cabezonería personal entremezclada con una buena dosis de rabia contenida y la creencia de que los milagros se pueden convertir en realidad, ha decidido dar un paso al frente. «Y lo único que yo puedo hacer a mayores de la lucha de todos los compañeros es andar en bici», sentencia.

Y de ahí el reto: recorrerá los 2.500 kilómetros que separan la planta de Vestas en el polígono industrial de Villadangos de las oficinas centrales de la empresa en Dinamarca. 2.500 kilómetros a través de media docena de países con un único deseo: «Conseguir que la planta no se cierre, que la empresa vea que tiene en León a los mejores trabajadores, a los más comprometidos y que no nos merecemos que se cierre una planta que es perfectamente rentable», sentencia.

Asegura, además, que la lucha de los trabajadores de Vestas es la lucha de todo León y de toda la provincia, una lucha «que es para defender a las personas porque detrás del cierre hay muchos trabajadores, muchas familias que se vienen abajo por una decisión injusta».

León se manifiesta unida en una sola voz

La sociedad leonesa saldrá a la calle para exigir un futuro, no solo para Vestas y sus más de 500 familias, sino para hacerlo por toda la provincia. Una multitudinaria marcha, que dará inicio hoy a las 20:00 horas y que cuenta con el apoyo de toda la clase política, los sindicatos y las agrupaciones empresariales.

Cada jornada Andrés Turienzo recorrerá 250 kilómetros y estará asistido por una caravana de apoyo con otros tres trabajadores y su día a día podrá ser seguido a través de las redes sociales de la plantilla (Vestas en lucha).

No ha querido desvelar el contenido de la carta, que irá escrita en español y en inglés, pero el mensaje no diferirá mucho de los sentimientos y pensamientos que puede tener «cualquier trabajador de cualquier empresa».

Andrés espera poder entregar la carta a la dirección de Vestas, espera poder mirar a los ojos al presidente de la compañía para que así se de cuenta «que reivindicamos algo justo y que el mensaje le atraviese el corazón».

Será el próximo día 11 a las nueve de la mañana cuando iniciará su aventura y ya advierte que las fuerzas no le van a fallar: «Tengo la fuerza de todos mis compañeros y la fuerza de toda una provincia que está con nosotros, así que allí estaré».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos