Competencia reclama que en los viajes del Imserso se valore más el precio y se replantee la calidad

Varios jubilados esperan a ser atendidos en una agencia de viajes./ Roberto Ruiz.
Varios jubilados esperan a ser atendidos en una agencia de viajes. / Roberto Ruiz.

La CNMC critica al Gobierno por haber «obviado muchas» de sus «recomendaciones», pide que los lotes se dividan más y recuerda que ya hubo multas por monopolio en este negocio

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

Viajes turísticos para la tercera edad más baratos, aunque sea a costa de perder algo de calidad. Es lo que ha reclamado la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) al Gobierno a la vista de la «escasa» apertura al juego de libre mercado de las licitaciones que realiza la Administración, cada uno o dos años, para los viajes del IMSERSO dirigidos a personas jubiladas.

En un informe publicado este miércoles, el organismo que preside José María Marín Quemada advierte de que desde la campaña 1998-1999 un único operador ha resultado adjudicatario de ese concurso «de manera sucesiva». En concreto, una unión temporal de empresas (UTE) integrada por Halcón Viajes, Viajes Barceló, Viajes Iberia y Viajes Marsans.

En este sentido afirma que en todo este tiempo «se ha experimentado poca o nula concurrencia en los distintos procesos» de las licitaciones. De hecho, solo en tres ocasiones se presentaron otras empresas diferentes, pero ninguna resultó adjudicataria salvo en 2014 y fue por un solo lote. Por eso demanda que en próximas convocatorias se realice una «evaluación 'ex ante' y 'ex post'«, lo que implica realizar «estudios rigurosos de mercado» tanto de la demanda como de la oferta para «maximizar la eficiencia económica».

No es la primera vez que la CNMC critica la falta de competencia en el reparto del programa de viajes del IMSERSO. En el año 2000ya sancionó a las cuatro agencias citadas con un total de 3,61 millones por incurrir en una conducta monopolística, más casi otros 902.000 euros a la Agrupación de Interés Económico Mundosocial, esto es, la UTE que formaron, un sistema al que no se opone el regulador mientras «se sigan ciertos parámetros de racionalidad técnica y económica». Ya en 2016 Halcón Viajes fue multada con 1,21 millones y Viajes Barceló con 619.500 euros por prácticas anticompetitivas.

Consecuencias penales

Por todo ello la Comisión recomienda que en los próximos pliegos del concurso de viajes se haga mención expresa de «las consecuencias sancionadoras y penales ante incumplimientos de la normativa de competencia». También pide que se promueva la participación de compañías aspirantes «revisando los umbrales de solvencia económica, financiera, técnica y profesional», así como que se «rediseñen» los lotes para que no «centralicen todos los servicios» como hasta ahora –solo se dividen en tres grupos según su ámbito territorial- sino que se distribuyan por «actividades económicas diferenciadas».

Su demanda más llamativa al Ejecutivo, al que se queja de que «ha obviado muchas» de sus «recomendaciones de mejora», es «dotar de mayor peso a la variable precio». A la vez, solicita que se «reconsidere» la importancia y la «determinación» de otros criterios vinculados a la calidad de la oferta -ésta se valora con 35 puntos en los pliegos, frente a los 65 que puntúa la calidad, es decir, apenas la mitad- e incluso sugiere que se replanteen las condiciones para determinar que una oferta presentada se considera «anormalmente baja».

En la misma línea pide que se especifiquen más los requisitos a las adjudicatarias para evitar una «discrecionalidad técnica excesiva». Además, quiere un uso «restrictivo» de las prórrogas de los contratos, una figura recurrente en los viajes del IMSERSO; de hecho, los nuevos previstos para las campañas 2019-2020 y 2020-2021 -cuyos pliegos fueron aprobados por el Consejo de Ministros el pasado día 12- por un valor total de 1.142 millones de euros (de los que la Seguridad Social costea el 20% y el resto los propios beneficiarios) podrían alargarse otros dos años más hasta agosto de 2023.