Las fundaciones bancarias dispondrán hasta 2022 para dotar su fondo de reserva

Vista exterior de una oficina de Kutxabank./
Vista exterior de una oficina de Kutxabank.

El Gobierno ampliará a siete años el plazo para que las propietarias de entidades como Kutxabank, Unicaja o Ibercaja puedan constituir esta protección y así no tener que dejar el control de sus bancos

JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El Ministerio de Economía relajará algunas de las condiciones impuestas a las antiguas cajas de ahorro, lo que les permitirá seguir controlando los bancos de los que son accionistas si así lo desean. El departamento que dirige Luis de Guindos ampliará el plazo para que puedan dotar el fondo de reserva que están obligadas a constituir hasta 2022, lo que supone una extensión de dos años con respecto al plazo fijado inicialmente para 2020.

Así consta en el proyecto del real decreto que el Ministerio de Economía tiene preparado para su aprobación por parte del Consejo de Ministros, al que ha tenido acceso este diario, por el que se modifica la norma aprobada en octubre de 2015 para dar la oportunidad de flexibilizar esos plazos, a tenor de la mejoría que ha experimentado la economía, en general, y el sector bancario, en particular, en los dos últimos ejercicios.

La medida afecta fundamentalmente a los propietarios de los tres grandes bancos que quedan en manos de las históricas cajas: Kutxabank, controlado por las fundaciones de BBK, Kutxa y Vital en un 57%, un 32% y un 11%, respectivamente; Unicaja Banco, donde su fundación tiene un 86,7%; e Ibercaja, también propiedad de su fundación. Al habilitar esta opción temporal más laxa, Economía da a estas entidades la posibilidad cumplir holgadamente con las exigencias del Memorandum de Entendimiento de la UE (MoU) tras el rescate financiero. Si no acatasen ese requisito, las fundaciones tendrían que deshacer su posición de control en los bancos dejando en manos de otros inversores el accionariado de la entidad, una posibilidad que ahora se aleja con la nueva normativa.

Desde 2015, Economía obliga a las fundaciones de las cajas de ahorro que sean propietarias de más de un 50% de sus bancos a constituir un fondo de reserva, que se establece como mínimo en el 0,6% de los activos ponderados por riesgos, durante cinco ejercicios. Esta protección servirá para que las fundaciones puedan utilizar esos activos de elevada liquidez y calidad crediticia en el caso de que necesitaran realizar una recapitalización ante otra eventual crisis.

Con la ampliación temporal hasta siete años, el objetivo de mejora de la gobernanza de las cajas de ahorros se hace compatible con la posibilidad de que las fundaciones puedan habilitar ese fondo con un calendario más ajustado a sus necesidades, según Economía.

Ley de Cajas de Ahorro

La Ley de Cajas de Ahorro, de 2013, regulaba el proceso de desinversión de las fundaciones bancarias en las cajas, para que los bancos resultantes no fueran controlados mayoritariamente por esas organizaciones. Pero como alternativa a ese poder accionarial, la propia normativa preveía la posibilidad de que las fundaciones constituyesen un fondo de reserva que sería utilizado en aquellos casos en que la caja de ahorros tuviese necesidades de financiación. Si así lo hacen, no es necesario que abandonen el mando de los bancos.

Por otra parte, el proyecto de decreto que tiene previsto aprobar el Ministerio de Economía introduce el requisito de que, mientras se constituya el fondo de reserva, las fundaciones deberán destinar al mismo un porcentaje de los importes recibidos de las entidades de crédito participadas en concepto de reparto de dividendos. De esta manera, mientras no cumplan el objetivo de constituir el fondo de reserva, la política de reparto de dividendos estará condicionada al cumplimiento de ese objetivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos