Sergio Sánchez y la «persecución premeditada» de la Agencia Antidopaje

Sergio Sánchez, durante una carrera este año./ Agapito Ojosnegros Lázaro
Sergio Sánchez, durante una carrera este año. / Agapito Ojosnegros Lázaro

El atleta leonés no pudo pasar este sábado un control antidopaje en su casa y denuncia que el agente no siguió «las normas marcadas» al no llamarle

Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

El atleta leonés Sergio Sánchez denuncia una «persecución premeditada» de la Agencia Española Antidopaje contra su persona después de que este sábado no pudiera pasar un control en su propio domicilio al estar regresando de una competición en Cambados (Pontevedra) sin haber recibido la «pertinente llamada» del agente allí presente.

Sánchez, que regresaba de La Milla del Albariño de la localidad pontevedresa, donde se había llevado la victoria, tuvo un pequeño retraso en su viaje en automóvil de regreso a casa, lo que le impidió llegar a su domicilio de la ciudad de León en las horas en las que indica en su fichero personal de la Agencia Española Antidopaje que estará localizable en su casa: de 21:00 a 22:00 horas. Sánchez intentó avisar de que no estaría en su domicilio a través de la app de este ente, pero «estaba caído el sistema».

En este lapso de tiempo, un miembro de la Agencia Antidopaje se presentó en su domicilio para efectuar este control y, en el aviso previo que deben realizar, no llamaron al propio Sánchez, sino a su padre y a su hermano. «Han hecho lo que han querido. En mi ficha, aparece mi número de teléfono, no el de mi padre que aparecía en la antigua», denuncia el atleta de Ciñera.

El padre de Sánchez avisó al atleta, que no pudo llegar a tiempo a su domicilio pero se presentó, cinco minutos después, en el hotel donde se alojaba este miembro de la Agencia Española Antidopaje, según relata a leonoticias el propio atleta. Una vez allí, el fondista se puso a disposición de él para «pasar el control allí mismo».

«Me están llamando siempre a un teléfono incorrecto»

«La respuesta fue que era imposible ya, que eran las 22:05 horas y ya se había pasado la hora. Le repliqué diciéndole que no me habían llamado a mí, si no a mi padre, y que esas no eran las normas. Ni se inmutó, aunque reconoció que estaba llamando a un teléfono incorrecto, y sólo me dijo que la ausencia en el control antidopaje ya estaba enviada», explica Sánchez, que espera que este agente refleje en el informe que «estuve en su hotel pidiendo que me pasara el control a las 22:05 horas».

El problema de este aviso ya notificado es que sea la tercera 'falta' del atleta leonés en los últimos 18 meses. No lo es, puesto que con la segunda advertencia «te llega una carta notificada señalando que ya tienes dos faltas».

El actual sistema antidopaje marca que, a la tercera ausencia a un control antidopaje en el domicilio del deportista, se cuenta como una sanción como positivo. «Están viniendo a por mí, a pillarme. Esta podría ser la tercera falta y, si es así, estoy sancionado», lamenta el gordonés.

Sánchez interpondrá en el plazo máximo de dos semanas un recurso contra esta «falta de localización» justificando que el número de teléfono que aparece en su ficha y el terminal que recibió la llamada del miembro de la Agencia Antidopaje no son el mismo, error que ya tuvo lugar el año pasado: «Me pasaron una ficha para que cambiara el teléfono, lo hice, pero siguen con los datos erróneos. Es increíble».

El año pasado vivió algo similar, con dos faltas de este tipo, y una más en enero, todas recurridas por este asunto y de cuya resolución no tiene constancia el atleta gordonés.