Balonmano

Los Hispanos reclaman «el apoyo de las instituciones privadas y públicas»

Raúl Entrerríos, tras entregar al ministro Méndez de Vigo una camiseta de los Hispanos. / CSD

Sterbik, sin permiso de su entrenador, fue el único ausente en la recepción a los flamantes campeones de Europa en la sede del CSD

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

Tras proclamarse el domingo campeona de Europa por primera vez en su historia, la selección española de balonmano reclamó este martes, a través de una de sus estrellas y jugadores más veteranos, Viran Morros, «el apoyo de las instituciones privadas y públicas, porque la ayuda económica es muy importante y los patrocinadores son básicos para este deporte». «Estamos mejorando poco a poco tras una gran crisis y saliendo del pozo de hace cinco o cuatro años, pero la liga española (Asobal) no está bien, y lo que hay que hacer es trabajar y que se la ayude», insistió Viran Morros, que al final de temporada se marchará al PSG porque el Barça ha decidido no renovar su contrato y el lateral catalán elevará por tanto a 13, entre 19, el número de Hispanos obligados a militar en el extranjero.

«A quien tenemos que ayudar es a los clubes para intentar hacer crecer nuestra base. Es ahí donde nos tenemos que focalizar», reconoce el presidente de la Federación Española de Balonmano (FEBM), Paco Blázquez, que mientras sigue trabajando por impulsar el balonmano no niega que le gustaría ser «el día de mañana» máximo dirigente del Comité Olímpico Español (COE), aunque asegura no ver esa posibilidad «a corto plazo» (sería en 2021). «Ahora tenemos que crecer», insistió este martes el presidente de la FEBM en la sede del Consejo Superior de Deportes (CSD), donde los Hispanos fueron homenajeados por el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Ïñigo Méndez de Vigo, que destacó que «detrás del éxito hay trabajo, esfuerzo, apoyo inestimable de la federación y de las familias y, sobre todo, compañerismo y solidaridad».

A la recepción a los flamantes campeones sólo faltó Arpad Sterbik, que tampoco llegó la noche del lunes al aeropuerto de Barajas, sino que regresó por la mañana a Macedonia, ya que al portero serbio nacionalizado no le dio permiso el entrenador de su equipo para continuar con los festejos en España, porque el Vardar Skopje debe jugar ya este miércoles. «No sé ni hasta qué hora fue la celebración», comentaba entre risas otro de los más experimentados internacionales, Julen Aginagalde, que agradeció «todas las muestras de apoyo y cariño recibidas» por parte de la afición española.

«Tenemos que dar las gracias a los ‘sponsors’, a los patrocinadores, y prometemos entregarnos cada día como hemos hecho en este Campeonato de Europa», proclamó Raúl Entrerríos, el capitán de los Hispanos, para quien «esta medalla de oro es un gran premio para el balonmano en general y para todo el país». «Ahora no podemos vivir de la inercia, sino crecer y, sobre todo, reiventarnos continuamente, para intentar conseguir más cuotas de audiencia y más practicantes de balonmano», recalca el presidente federativo, que estima que «este es el momento» para relanzar este deporte. Con él coincide Viran Morros, para quien «siempre que hay un título hay que aprovecharlo y explotarlo», tras subrayar que «la derrota ante Eslovenia provocó una rabia interna y una energía en el equipo que fue clave para ganar el campeonato».

El presidente de la FEBM también quiso recordar la madrugada del martes en ‘Onda Cero’ el gran retorno que supondrá el título continental a los patrocinadores de los Hispanos, que ya son 21 y aportan ahora al organismo federativo 2.900.000 euros, cuando en 2013, cuando él llegó al cargo, el balonmano sólo disponía «de dos o tres, con unos 350.000 o 400.000 euros». «Esta es la forma de reponder a todos por lo que nos han dado con sus fondos y apoyando al deporte», recalcó Paco Blázquez.

Con España ya clasificada directamente gracias a su éxito en la capital croata para el Mundial de 2019 y el Europeo de 2020, el próximo objetivo de los Hispanos dirigidos por Jordi Ribera es la clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, que se pondrá en juego dentro de un año en el próximo campeonato planetario que se disputará en Alemania y Dinamarca. «Sufrimos mucho por no clasificarnos para los Juegos de Río y tenemos en la cabeza estar ahí», admitió Viran Morros.