Emoción y velocidad a orillas del embalse de Aguilar

Un participante, a orillas del pantano. /Patricia Melero
Un participante, a orillas del pantano. / Patricia Melero

La segunda prueba del Hixpania Hard Enduro aúna competición y naturaleza

PATRICIA MELEROPalencia

Si a la emoción de los deportes del motor le añadimos una dosis de riesgo y dificultad y lo aliñamos en un escenario de la belleza de los entornos de Aguilar de Campoo y su pantano, habremos elaborado la receta de un espectáculo único. El Hixpania Hard Enduro ha congregado este fin de semana a 300 pilotos y miles de aficionados de todo el mundo en torno a sus tres pruebas. El corazón de la competición, el Campoo X-treme que se ha disputado este sábado, contó además con ingrediente extra de sol y buen tiempo.

Público de todas las edades, muchas familias, y aficionados de diferentes procedencias convirtieron las orillas del embalse de Aguilar en una efímera torre de Babel en la que se escuchaban lenguas y acentos de cualquier latitud.

Los 40 kilómetros del trazado tuvieron el atractivo añadido de hacer pasar la carrera cerca de alguno de los templos del Románico Norte, todo un lujo, que aportó una dosis de asombro y belleza al espectáculo, en algunos momentos especialmente duro, a medida que transcurrían la competición. Pilotos de medio mundo disputaron durante seis horas y a lo largo de 120 kilómetros –tres vueltas al circuito– los puntos que les servirán para optar este domingo al triunfo final en una de las tres categorías: caballeros, los corredores de más alto nivel;arqueros, competidores de nivel medio;escuderos, de nivel más bajo, e hixpanos, una última categoría no competitiva para pilotos aficionados.

Los mejores clasificados en el cronómetro marcaron la distancia como favoritos al triunfo final. Para los corredores más modestos, el reto estaba en pasar el corte para la prueba de hoy. «Ha ido bien, pero nos han faltado dos puestos para pasar», se lamentaba José Luis de la Hoz, un piloto palentino, mientras era atendido por los sanitarios. «Los ingleses y los australianos vienen empujando mucho. Son muy rápidos», explicaba mientras le curaban una herida en el codo.

La fiesta y la música en el 'village' completan el programa de este sábado, con la actuación del piloto de Fórmula 1, Jaime Alguersuari, conocido como Esquire DJ.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos