Las 30 mejores opciones de medalla para España

Los reyes despiden al equipo olímpico español antes de partir a Río. /
Los reyes despiden al equipo olímpico español antes de partir a Río.

El equipo español aspira a mejorar las 17 medallas de Londres 2012, gracias al empuje de los que debutan y la madurez de los que repiten experiencia olímpica

EMILIO VICENTE ESCUDERO / LAURA MARTA

España ha aterrizado en Río 2016 con una delegación olímpica que mantiene el nivel del ciclo anterior y aún mira más arriba. Las despedidas tras Londres 2012 no han mermado la capacidad de esta delegación de triunfar en los Juegos. Al contrario, el trabajo diario de los deportistas, sobre todo los más jóvenes, multiplica las esperanzas para volver con las maletas llenas de éxitos. Si en la cita de Londres las mujeres protagonizaron el mayor número de medallas, parece que la línea se mantiene también en Brasil, con Carolina Marín y Mireia Belmonte con claras opciones de subir a lo más alto del podio. La experiencia de Ruth Beitia, Saúl Craviotto, Rafa Nadal o el equipo de baloncesto ofrecen garantías para atrapar cualquier metal, a lo que se une la ilusión de los que se estrenan en unos Juegos, pero que no se dejarán sorprender por el escenario. Son los nombres de Orlando Ortega, Garbiñe Muguruza o Eva Calvo. La gimnasia rítmica, el waterpolo, la halterofilia o el balonmano quieren refrendar los éxitos cosechados en este ciclo, y el golf, dar la primera alegría olímpica al país. Y en el medio acuático, España tiene mimbres para pescar metales tanto en piragüismo como en vela, la delegación más laureada. En equipo o individual, en cualquier disciplina, España apunta alto en Río.

 En Londres 2012 no pasó de la fase de grupos, pero a Río llega como favorita. En el camino, horas de entrenamiento físico, técnico y psicológico. Con 23 años, es doble campeona mundial y de Europa. A su madurez, su agresividad y su poderosa mentalidad, Marín añade carácter.

La nadadora probó las mieles del éxito con dos platas en Londres 2012, pero siempre repitió que tenía mucho para mejorar. Cuatro años después, y con 25, su ambición por repetir la experiencia del podio se mantiene bien alta. Ha superado una grave lesión en los hombros y le ha dado fuerzas para mantener su rutina de atacar todas las pruebas posibles. No quiere perder oportunidades de lograr el oro soñado.

Tres veces campeona de Europa al aire libre, Ruth Beitia no quería retirarse sin intentar un último asalto al oro olímpico. Quedó cuarta en Londres y recapacitó sobre su adiós para atacar Río 2016 con unos resultados que invitan a pensar en grandes metas. La exclusión de los atletas rusos le quita rivales y le ofrece más opciones, aunque ella se las busca sola. Eso sí, con 37 años, asegura que son sus últimos Juegos.

Uno de los momentos más duros de su carrera fue renunciar a Londres 2012. Rafa Nadal se quitará la espina en Río, y lucirá la bandera española en el desfile inaugural. En la pista tratará de reconquistar el oro de Pekín 2008. La superficie no le favorece, tampoco estar sin competir desde Roland Garros por la lesión de muñeca, pero la cita olímpica siempre es especial. Sin Federer ni Raonic, Djokovic y Murray serán sus rivales directos.

Con 24 años, la madrileña acude sin miedo a sus primeros Juegos, pero con una plata mundial y un oro europeo.

Es la número uno del ranking y la actual campeona mundial, un historial envidiable con el que apuntar al oro en Río.

 Nadie marcha como él. Parece que flota sobre el asfalto y así ha ganado Europeos y Mundiales. Una medalla casi segura.

 Este cubano de 24 años defenderá a España sobre el tartán con la tercera marca del año en la Diamond League de Mónaco.

La baja a última hora del triatleta gallego por un fortuito accidente resta una baza importante para el equipo español, pero no por ello se queda sin opciones reales de podio. Subcampeón del mundo en 2014 y 2015, Mario Mola muestra su fantástica forma en este curso al liderar el ranking después de ganar las series Mundiales de Abu Dabi, Mooloolaba, Gold Coast, Yokohama y Hamburgo. Fernando Alarza, segundo, también peleará por todo.

Vuelve el mejor Craviotto -oro en Pekín y plata en Londres- y lo hace para intentar un doblete que le situaría a la altura de David Cal. Saúl es favorito al oro en K1 200 y en K2 200 junto a Cristian Toro. Sete Benavides, cuarto en 2012, intentará subir al podio en C1 200, donde las bajas rusas le ha allanado el camino a las medallas.

Tamara Echegoyen -oro en Londres en la desaparecida clase Elliot 6m- y Berta Betanzos, que participó en 470, han tenido que adaptarse a los nuevos rumbos de la vela para llegar a Río apuntando al podio. Años de duro trabajo sobre el mar para navegar hacia las medallas. Actuales campeonas del mundo de la clase 49er, en Brasil parten como las grandes aspirantes al triunfo final.

 Superada la treintena, pero con la misma ilusión de siempre, la generación dorada del baloncesto español encara una nueva cita olímpica tras haber logrado la plata en las dos últimas ediciones. Liderados por Pau Gasol, los hombres de Scariolo tratarán de superar las ausencias y sumar un nuevo metal, el cuarto del baloncesto español en los Juegos. Aunque la renovación dentro del equipo va siendo más evidente cada año que pasa, la esencia no cambia y cada nuevo mimbre se adapta al sentimiento familiar y al carácter ganador del vestuario. La baja de Marc Gasol aleja a España de Estados Unidos y complica un poco su presencia en el podio.

En el torneo femenino, la lesión de Sancho Lyttle reduce las opciones de medalla para España y obliga a extremar la atención en la primera fase para asegurar un cruce asequible. De esa forma, evitando a Estados Unidos y Australia, el metal puede ser realidad para las de Mondelo.

Con las grandes estrellas viendo los Juegos desde su sofá y con apenas rivales de enjundia en el campo olímpico, los españoles aumentan sus opciones de medalla en la vuelta del golf al programa olímpico. Sergio García llega en un buen momento a Río, al igual que Rafa Cabrera-Bello. Las chicas del equipo -Carlota Ziganda y Azahara Muñoz- también aspiran a brillar en la cita olímpica.

Son diez Juegos Olímpicos consecutivos para los chicos. Han sufrido un cambio generacional, pero están más que preparados para rememorar viejos éxitos como el oro de Atlanta 96. Para ellas es la oportunidad de encadenar otro triunfo histórico después de estrenarse en plata en Londres. El oro mundial de 2013 y la plata europea de 2014 las hacen temibles a ojos de las rivales.

La primera medalla del piragüismo español llegó en Montreal 1976. El equipo de K4, plata en aquella cita, no había vuelto a clasificarse para unos Juegos desde 1996. Una larga ausencia con la que han acabado Javier Hernanz, Rodrigo Germade, Óscar Peña e Íñigo Peña, que en Río tratarán de emular a aquella mítica embarcación formada por Herminio Menéndez, Díaz-Flor, Celorrio y Misioné.

Fue cuarta en Londres, pero los positivos de las tres medallistas de aquella cita le otorgan el oro virtual. En Río quiere el de verdad.

Será el líder de un equipo formado para trabajar en su triunfo, en un trazado brasileño que se presenta duro y que hará una selección natural.

Es el número uno de pistola 10 metros y uno de los favoritos al oro en Río. Su compañero Alberto Fernández también aspira a medalla en los Juegos.

Ganó Roland Garros y se demostró que puede lograr lo que quiera. También Carla Suárez llega con opciones y ambas son una amenaza en dobles.

Creyente hasta la médula, esta salmantina subcampeona del mundo en 2015 quiere repetir ese éxito en sus primeros Juegos. Julia Figueroa será otra de las judocas nacionales con posibilidades de subir al podio.

La medalla de 2012 fue inesperada y a Río llega mucho mejor preparada, aunque su especialidad es tan complicada que no se puede asegurar el metal. Ánder Elosegui, bronce en el último europeo, también aspira a ganar medalla en Brasil.

Fueron los últimos en llegar al equipo olímpico de vela, pero no por eso los que menos opciones tienen en Brasil. Al contrario. La calidad del dúo formado por el cántabro Botín y el gallego Iago López les hace partir en los primeros puestos de las quinielas en la clase 49er. Actualmente son quintos en la clasificación mundial, pero el campo de regatas de Río se adapta a su navegación.

 No quieren que el bronce de Londres 2012 sea un bonito recuerdo. Son conscientes de que no solo ganan por ellas, sino por su deporte, que crece poco a poco gracias a sus goles. En Río, además, representan también a los chicos, que se quedaron fuera de los Juegos en un final agónico y por solo un gol. Se mantiene la columna vertebral que peleó por el bronce ante Corea del Sur en dos prórrogas hasta que por fin las lágrimas fueron de alegría. La portería sigue bien custodiada por Silvia Navarro y los goles llevan la firma de Eli Pinedo. «A Río no vamos de vacaciones», advertía. Se han incorporado nuevas caras que se han acoplado a la perfección a la filosofía de Jorge Dueñas, a la alegría en el vestuario y a la compenetración en la pista. Frescura y experiencia. Competir durante el año en ligas europeas, más fuertes que la española, también les ofrece diferentes puntos de vista que mejoran el conjunto español.

Rozaron el podio en Londres, pero el bronce se lo llevó Italia a pesar de un ejercicio irregular. Las chicas de gimnasia rítmica habían ido a disfrutar y ya lo han olvidado. Pero a Río llegan con una mochila de éxitos con los que se han ganado el respeto de los jueces y cierto miedo de los rivales. Con una mirada se dicen todo y saben que si salen contentas del tapiz serán podio.

Cuarta en Londres, a un suspiro del podio, Portela no ha desistido en su empeño de ganar una medalla y puede lograrla en Río.

Bronce mundial en suelo, el gimnasta español se centrará en esa disciplina para intentar subir al podio en Brasil.

La expedición hípica de España participará en todas las disciplinas y en cualquiera de ellas podría triunfar en Río.

Con 27 años estrena Juegos, pero quiere disfrutarlos desde el podio. Su bronce en los 200 braza en el Mundial de 2015 da garantías.

La meca del voley playa, el lugar donde todo empezó, acoge el torneo olímpico de un deporte que cada vez tiene más seguidores. Lili Fernández y Elsa Baquerizo son una sólida pareja que ha brillado este año en el circuito mundial y que son capaces de derrotar a todas las rivales presentes en Río. En la misma situación llegan Pablo Herrera y Adrián Gavira -séptimos del ránking-, cuya mezcla de experiencia y juventud puede dar la sorpresa.

Miguel Alvariño, Antonio Fernández y Juan Ignacio Rodríguez forman un equipo compacto y lleno de calidad. Jóvenes y llenos de talento, llegan a Río sin complejos para afrontar el reto de medirse a los coreanos. Sus últimos resultados demuestran que son capaces de ganar a cualquiera y sus opciones en la competición de equipos son elevadas. En individual, todo dependerá de la capacidad que tengan para controlar los nervios.