Europa League | Final

Griezmann quiere volver a ser 'pistolero' en Lyon

Antoine Griezmann celebra un gol con el Atlético. /Efe
Antoine Griezmann celebra un gol con el Atlético. / Efe

El delantero del Atlético regresa a la ciudad en la que vivió sus primeras noches futbolísticas, donde marcó su primer gran gol y al estadio en el que hizo su primer doblete con Francia

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

Antoine Griezmann es el nombre propio de la final de la Europa League. Su posible salida al Barcelona a final de temporada le ha convertido en el centro de los focos mediáticos de una final muy especial para él por muchos motivos. «Está extramotivado, no porque se juegue cerca de su ciudad, que también, sino por las ansias de ganar un título y de ser importante. En esta final tiene que demostrar y dar un paso adelante», decía hace unos días su compañero Saúl. Y es que si hay una ciudad -junto a Madrid y San Sebastián- en la que el delantero francés del Atlético querría conquistar su primer título como profesional sin duda alguna sería Lyon. Y motivos no le faltan. Está a 40 minutos del lugar donde nació (Macón), en las gradas del viejo Gerland -a las que acudía con la camiseta del Olympique de Lyon con el '9' de Sony Anderson a la espalda- vivió sus primeros partidos de pequeño, en ese césped logró su primer doblete con la selección francesa en la Eurocopa de 2016 ante Irlanda y uno de sus mejores goles con la Real Sociedad lo firmó en unas de las porterías del Parc OL en las que buscará levantar el título ante uno de los rivales históricos del conjunto de Lyon, el Olympique de Marsella.

«Era del Lyon e iba con mi padre a la grada de Gerland a ver los partidos de Champions. Era muy bonito y soñaba con estar algún día ahí abajo», contaba Griezmann en agosto de 2013, días antes de que su nombre se situara en el panorama internacional gracias a un golazo de tijera en la previa de la Champions League con la Real Sociedad. El mismo estadio en el que había vivido su infancia y en el que iba siempre «con la camiseta de Sony Anderson» -el pistolero que también pasó por Barcelona y Villarreal- alcanzó la mayoría de edad deportiva y nada menos que ante el equipo de sus amores. El mismo que le rechazó cuando era pequeño por bajito: «Me dijeron que era muy pequeño, que tenía que esperar y que tenía que jugar un año con el equipo de mi pueblo y luego ya irme con ellos», ha recordado en varias ocasiones. Pero mientras hacía una prueba para el Montpellier se cruzó en su camino un ojeador de la Real, Eric Olahts, que le convenció para jugar en el equipo 'txuri-urdin'.

Lyon, primer doblete con Francia

Y casualidades de la vida, fue en aquella ciudad y en aquel estadio, el antiguo Gerland, en el que «cambió la percepción que la gente tenía de mí», como recuerda el delantero galo, y aquella ciudad en la que siempre que ha jugado ha brillado. Su primera gran noche en Lyon fue con la camiseta de la Real Sociedad, el 20 de agosto de 2013, en el partido de ida de la previa de la Champions League. Entonces Griezmann arrastraba una fama de díscolo -había tenido problemas disciplinarios en las categorías inferiores galas-, lucía el pelo teñido y tenía una cara de 'enfant terrible', pero regaló en Gerland un gol que dio la vuelta al mundo y que hubiera firmado su ídolo de infancia, el brasileño Anderson. El 'pistolero' que siempre quiso ser Antoine.

«Siempre está feliz, es un placer tenerlo como jugador. A pesar de la presión que recae sobre él siempre está sonriendo, tratando de pasarlo bien, y eso es un soplo de aire fresco», afirma el entrenador francés Philippe Montanier, técnico de Griezmann cuando éste jugada en la Real.

Tres años después de aquel golazo, Griezmann regresó a Lyon, al Parc OL al que había dado paso el viejo Gerland. Y de nuevo, como aquella noche de agosto, el delantero logró emular al 'pistolero' Anderson, pero esta vez con la camiseta de la selección francesa y jugando junto a Dimitri Payet -que será su rival el miércoles-. Logró su primer doblete -el primero de cabeza y el segundo con la izquierda- con el equipo 'blue' en los octavos de final de la Eurocopa de 2016 ante Irlanda. Aquella tarde, el '7' guió a su selección con sus dos goles y forzando la expulsión del irlandés Duffy para meterles directamente en cuartos de final un torneo que se les escapó en la final ante Portugal.

«Antoine es uno de los mejores jugadores del mundo. Es un futbolista inteligente, astuto y muy talentoso. Es también muy bueno en el juego aéreo. Tienes que estar pendiente de él en todo momento porque tiene la habilidad para marcharse de la marca en cualquier momento. Tendremos que hacer un gran seguimiento de su juego si queremos ganar el partido», señala el central del Olympique de Marsella e internacional francés Adil Rami.

Y de nuevo regresa a Lyon. La ciudad en la que comenzó a soñar con ser futbolista y el estadio en el que vivió sus primeras grandes noches como aficionado. Y lo hace para jugar una final y conquistar su primer título. Llega al partido como máximo goleador del Atlético en la temporada -27 tantos en todas las competiciones- y en la Europa League, en la que ha conseguido marcar a los cuatro rivales que han tenido los rojiblancos en su camino a la final (Copenhague, Lokomotiv, Sporting de Portugal y Arsenal). «Grizou será el peligro número uno para nosotros y la principal arma ofensiva del Atlético», advierte Dimitri Payet, referencia en el centro del campo del OM. Griezmann ya sabe lo que es marcar en el Parc OL y 'El Principito' quiere repetir otra gran noche en su otra cosa y coronarse con el Atlético a la espera de conocer su futuro.

 

Fotos

Vídeos