Fichajes

Iñigo Martínez, el último en 'cambiar de bando'

Iñigo Martínez, junto al presidente del Athletic Club, Josu Urrutia./EFE
Iñigo Martínez, junto al presidente del Athletic Club, Josu Urrutia. / EFE

El fichaje del zaguero vizcaíno por el eterno rival es un caso más de muchos, algunos tan sonados como los de Figo, Luis Enrique o Hugo Sánchez

GONZALO BARQUILLA

El fichaje de Iñigo Martínez por el Athletic Club es el último capítulo de una saga de 'traiciones' a lo largo de la historia del fútbol que acrecientan la tensión entre eternos rivales. La salida de Aymeric Laporte del cuadro bilbaíno con rumbo al Manchester City, previo pago de 65 millones de euros, propició el desembolso de 32 millones realizado por los 'leones' por el central 'txuri-urdin' de 26 años.

La marcha de Iñigo Martínez dejará heridas en la Real Sociedad difíciles de cicatrizar. El zaguero, que se formó desde los 13 años en Zubieta, firmó por el eterno enemigo de los realistas y será uno de los principales protagonistas en el derbi vasco del próximo 29 de abril. La rivalidad en el fútbol traspasa la lógica y muchos aficionados se sienten humillados por estos movimientos que no comprenden desde el corazon. Los hinchas que ven cómo su mayor ídolo se muda al 'otro bando', ni olvidan, ni perdonan.

En España, numerosos jugadores vivieron en sus propias carnes las consecuencias de la 'traición'. El cambio de Iñigo Martínez no es un caso excepcional entre estos dos equipos. Mikel Balenziaga, actual jugador del Athletic, conoció este proceso cuando aún no había llegado a la élite. El lateral disputó dos temporadas con la Real Sociedad B en Tercera División, antes de fichar por el conjunto de Bilbao. Otro que experimentó el cambio fue Gorka Elustondo, que en 2015 pasó de Anoeta a San Mamés. Además, se pueden destacar otros casos como los de Íñigo Díaz de Cerio, Xabi Castillo, Loren Juarros, Iban Zubiaurre, Bittor Alkiza o Joseba Etxeberría, que de ser canterano realista pasó a ser toda una leyenda en Bilbao con más de 500 partidos a sus espaldas.

Más información

Testigos de la historia

Los aficionados han sido testigos a lo largo de los años de numerosos cambios de aires que levantaron ampollas. El último episodio sonado fue el de Theo Hernández, que cambió el Atlético por el Real Madrid tras su cesión en el Alavés. En todo caso, salidas con menos revuelo mediático a nivel nacional a internacional que fichajes históricos como el del portugués Luis Figo, que cambió el Camp Nou por el Bernabéu; Hugo Sánchez, que saltó del Vicente Calderón al Paseo de la Castellana, y Luis Enrique, que pasó del Real Madrid a la Ciudad Condal. A ninguno de ellos les perdonaron jamás las aficiones que antes les idolatraron. Incluso a Figo le arrojaron una cabeza de cochinillo en el Camp Nou. No se pueden comparar, por lo tanto, con el caso de Ernesto Valverde, actual entrenador del Barcelona, que como jugador fichó por el cuadro culé procedente del Espanyol, pero al que se le sigue queriendo bastante entre los seguidores blanquiazules por su notable desempeño posterior como entrenador perico.

No pertenece a la gran élite, pero recientemente se ha producido otra salida y llegada que ha provocado enorme malestar en uno de los clubes. Yelko Pino ha dejado la Cultural Leonesa en este mercado de invierno para fichar por la Ponferradina tras unas declaraciones muy desafortunadas contra su ahora exequipo. «Me cago en la puta Cultural», espetó en un vídeo de Instagram grabado por un compañero.

El panorama internacional también ha dejado numerosos casos de 'traidores'. El alemán Mario Götze y el polaco Robert Lewandowski cambiaron el Borussia Dortmund por el Bayern de Múnich en 2013 y 2014, respectivamente. El delantero argentino Gabriel Omar Batistuta saltó de River Plate a Boca Juniors en 1990. Sol Campbell protagonizó uno de los culebrones más recordados en el norte de Londres fichando por el Arsenal en 2001, procedente del Tottenham. Además, muy nombrado también lo ocurrido con el 'arquitecto' Andrea Pirlo en el mismo año, cuando fue traspasado por el Inter al Milan por 18 millones de euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos