El CD San Pío X vuelve a Nacional dos años después

Alicia Zamora, una de las jugadoras más jóvenes del plantel./Ricardo Otazo
Alicia Zamora, una de las jugadoras más jóvenes del plantel. / Ricardo Otazo

Las rojiblancas vuelven a Segunda División tras sellar matemáticamente el título con una goleada contra el CDParquesol B

Jesús Domínguez
JESÚS DOMÍNGUEZ

En cada concierto, Ismael Serrano consigue hacer entrar en trance al público al presentar una de sus canciones más reconocidas. Y la melancolía le invade y embriaga al que escucha la pregunta casi a voz en grito de «¿Cuánto tiempo ha pasado de los primeros errores?». Como son la mayoría jóvenes, mucho –no es que sea tan mayor quien escribe; es de otra generación, simplemente–, quizá no conozcan las jugadoras del San Pío X los versos del trovador, pero habla el madrileño de unos tiempos en los que «antes de rendirnos fuimos eternos». Como lson eternas varias jugadoras que por segunda vez han llevado a la entidad del barrio de Girón a toda una Segunda División.

Sin desmerecer a las que han sido capaces de ascender en esta ocasión, el salto de categoría lleva el nombre de las veteranas subrayado; escrito en un mensaje de WhatsApp, con el asterisco de antes y con el asterisco de después saldrán en negrita Lore, Sara, Laura, Cris Franco, Raquel, Zipi o su tocaya, Mónica Padilla, que este domingo pasado celebraron sobre el césped del José Luis Saso, casa de su mayor rival, después de golear al CDParquesol B y matemáticamente ser ya campeonas de la Liga Gonalpi, a la sazón, primera categoría regional.

Arriba, el CD San Pío X celebra unido el título liguero que le devuelve a la categoría nacional. A la izquierda, Lore, una de las capitanas del conjunto rojiblanco, y a la derecha, Mónica Padilla también sabe ya lo que es jugar en Segunda. / Ricardo Otazo

El ascenso es mérito de todas, pero permitan la osadía de adjudicárselo a quienes lo consiguieron antes de llegar a la veintena, de subir fotos a redes sociales festejando su primer 'patito', y luego se quedaron, pese a que la alegría duró poco. Aunque no vale la pena detenerse en el pasado –salvo para no repetir los fallos que se pudieron cometer–, la verdad es que la experiencia fue un grado que han aprobado con nota. Después de pagar la novatada, cayeron –aunque con honores contra un Madrid que aún hoy juega en la Liga Iberdrola– y se volvieron a levantar. Quizás fue porque por eso nos caemos, para, de nuevo, volver a ponernos en pie. Y tras readaptarse durante un año a la Primera Regional, otra vez el fútbol trajo el merecido regalo.

Tres ascensos que pueden ser cuatro

El fútbol femenino de Valladolid ha dado esta temporada un salto cualitativo importantísimo, con tres ascensos ya festejados y un cuarto que podría producirse en este final de campaña. Primero fue el CDParquesol el que pudo festejar el salto de categoría, a una Primera B que vendrá a ser un segundo escalafón de mayor nivel competitivo que el actual y al cual ha accedido después de ser subcampeón del Grupo V. El segundo ascenso, también narrado en estas páginas, fue el del Atlético Lince a la Primera Regional, después de estar tan solo una campaña compitiendo en exclusiva frente a chicas. El CDSan Pío X, por su parte, podría terminar consiguiendo dos ascensos: el aquí contado a la Segunda División nacional y el de su segundo equipo a la Liga Gonalpi (Primera Regional). Para ello es posible que necesiten dos triunfos en las dos jornadas que quedan, puesto que aunque son segundas, el San José aprieta.

«¿Cómo estás? Cuánto tiempo, ¿te acuerdas de mí?», dice mientras esboza una sonrisa el CD San Pío X a la Segunda División. Y si se tiene en cuenta lo que recita Serrano, en la respuesta habría decepción, pero aquí no cabe. Aquí la historia sí que es alegre, la categoría se acuerda del San Pío y confirma: «Creo que eres tú y estás casi igual». Casi porque sí ha habido algún ligero cambio en el equipo de Martín Olmedo, aunque el bloque y el núcleo fundamental son el mismo, a las antes citadas o a otras como Sandra Luengo o como la incombustible Peke se sumaron para volver a paladear las mieles otras como Carlota, Alicia o Joana. Todas han dado un rendimiento excelso y que ha provocado no ya el ascenso a falta de una jornada para el final, sino que las derrotas que aparecen en el casillero sean solamente dos, la última, contra la Ponferradina, en un partido en el que estaba ya todo preparado para festejar, y luego no, aunque no importó: la familia está para cobijar a uno, y las de todas se unieron para apoyar a las jugadoras. «Si no es en Los Cerros, ha de ser en el José Luis Saso». Dicho y hecho. El uno a seis con el que golearon al CDParquesol B materializó lo ansiado y esperado, y todas gozaron –con ese morbo añadido de que fuera en casa del rival–.

En toda la temporada el conjunto del barrio de Girón solamente ha perdido dos partidos y sus números hablan de lo que es: un CD San Pío X campeón

Diez de las diecinueve chicas que han estado durante esta campaña a las órdenes de Martín Olmedo ya lo estuvieron en la anterior etapa que llevó el escudo del club por Madrid –principalmente–, lo que permitió presumir de ser de Nacional. Antes de volver en tono jocoso,a modo de cántico, lo decía una chica del filial antes de que la Ponferradina remontara; «poco se habla de que San Pío es Nacional». Se habla, sí se habla. Y más se hablará. De un equipo que seguramente vaya a terminar la temporada como el que más triunfos ha cosechado, como el que menos ha empatado, como el que menos ha perdido, el que más goles ha marcado y el que menos ha encajado. Y si no fuera por porque la normativa es puntillosa, tendría ya en el bolsillo también en el trofeo de la deportividad. «Todo el mérito es de ellas, ellas son las que se lo han ganado y las que merecen disfrutar de ello», afirma, humilde, Martín Olmedo, su entrenador. No obstante, también festejó, también lo merece. Su espontaneidad y gran alegría representaron el todo: no fue manteado, pero fue uno más en las celebraciones. La experiencia y ser uno de los principales precursores del fútbol femenino valió de nuevo un ascenso.

Foto de familia de toda la sección femenina del CDSan Pío X.
Foto de familia de toda la sección femenina del CDSan Pío X. / Ricardo Otazo