'Caso Adarlass'

Dos ciclistas, primeros sancionados por el escándalo de dopaje en Austria

Stefan Denifl, entrando en meta en la etapa de la Vuelta en Los Machucos en 2017. /El Diario Montañés
Stefan Denifl, entrando en meta en la etapa de la Vuelta en Los Machucos en 2017. / El Diario Montañés

Denifl pierde el título de la Vuelta a su país en 2017, en la que Delio Fernández fue segundo, y la etapa de Los Machucos que ganó a Contador

COLPISA/AFPViena

Los ciclistas austríacos Stefan Denifl y Georg Preidler han sido suspendidos durante cuatro años tras haber admitido su dopaje sanguíneo en el marco del 'caso Adarlass', según anunció este jueves la agencia antidopaje austríaca Nada. Son los primeros deportistas sancionados por el vasto escándalo de dopaje que estalló en febrero en Austria. Ambos corredores fueron suspendidos de manera provisional por la Unión Ciclista Internacional (UCI) a comienzos de marzo.

Denifl, de 31 años, ha sido declarado culpable de dopaje sanguíneo entre junio de 2014 y finales de 2018, perdiendo todo su palmarés en este período: su título de campeón de la Vuelta a Austria 2017 (el español Delio Fernández fue segundo) y una etapa de la Vuelta a España, en Los Machucos, el mismo año (Alberto Contador fue segundo). Para Preidler, de 29 años, se probó el dopaje entre febrero y diciembre de 2018. Pierde los dos triunfos que logró en este período, el Campeonato de Austria de contrarreloj (Matthias Brändle fue segundo) y la sexta etapa de la Vuelta a Polonia (el alemán Emanuel Buchmann fue segundo).

Los dos ciclistas, que reconocieron los hechos, quedan suspendidos hasta el 4 de marzo de 2023. Tras el escándalo, Preidler dejó a principios de marzo el equipo francés Groupama-FDJ.

«Como se decidió que el procedimiento disciplinario fuera llevado por el organismo antidopaje austríaco, la UCI reconoce estas decisiones a la expiración del plazo de recurso (cuatro semanas) ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS)», según anunció la UCI.

El 'caso Aderlass' ('Sangría', en alemán), que estalló en febrero durante los Campeonatos del Mundo de esquí nórdico en Seefeld (Austria), ha salpicado a muchas figuras del esquí y del ciclismo.

Se articula en torno al médico alemán Mark Schmidt, detenido el pasado 27 de febrero en su despacho de Erfurt (Alemania) y sospechoso de haber abastecido al menos a 21 deportistas de ocho nacionalidades y cinco deportes distintos, según la fiscalía de Múnich.