Baloncesto

El Panathinaikos abandona la liga griega en protesta por «el terrorismo» del Olympiacos

Imagen de un partido entre el Panathiniakos y el Olympiacos. /ABC
Imagen de un partido entre el Panathiniakos y el Olympiacos. / ABC

Hinchas del equipo de El Pireo amenazaron y dañaron el coche del árbitro Anastópulos, que decidió apartarse, y su eterno rival no quiere participar «en un Estado donde el Estado es el Olympiacos»

EFEAtenas

El Panathinaikos no se presentó este miércoles a disputar su partido contra el Kymis (se le dio por perdido por 0-20), correspondiente a la última jornada de liga griega de baloncesto, en protesta contra el hecho de que su rival histórico, el Olympiacos, lograse la retirada de un árbitro.

En un comunicado difundido horas antes del partido no jugado, el Panathinakos ha decidido abandonar la competición en protesta contra «el terrorismo y la anarquía» impuestos por el Olympiacos con «tolerancia del Estado».

«En un Estado donde el Estado es el Olympiacos nosotros no tenemos lugar», aseguró el club ateniense, que tomó esta decisión después de que el árbitro designado para pitar el partido del Olympiacos contra el Promitheas Patron se retirara, una exigencia planteada por el club de El Pireo, que lo consideraba parcial.

El Olympiacos había amenazado con no acudir al partido, que ganó por 86-59, si Panayiotis Anastópulos lo pitaba. Finalmente, Anastópulos comunicó que se apartaba del encuentro y, aunque no trascendieron sus motivos, su retirada parece relacionada con las amenazas de hinchas del Olympiacos que recibió en los últimos días.

Alrededor de un centenar de hinchas de Olympiacos se manifestaron en la noche de este martes ante su casa, profirieron amenazas contra él e incluso dañaron su coche.

Desde marzo pasado Olympiacos había dejado claro que no se presentaría a ningún partido dirigido por cualquiera de los tres árbitros que pitaron la semifinal de la Copa griega (Anastópulos, Manos y Panayiotu) que disputó contra el Panathinaikos de Atenas.

Los rojiblancos acabaron retirándose del partido en el descanso como protesta por el arbitraje y tampoco se presentaron unos días después al partido de la Liga contra el Panathinaikos, para el cual había pedido árbitros extranjeros, lo que le costó una sanción de ocho puntos.

De no presentarse por segunda vez a un partido de la fase regular de la liga, hubiera descendido automáticamente a segunda, según las reglas de la Asociación Griega de Sociedades Anónimas de Baloncesto (Esake) que organiza el campeonato.