Entrevista

José Mota: «Estoy en el humor por venganza»

José Mota. /Reuters
José Mota. / Reuters

El humorista es el protagonista del nuevo 'roast' de Comedy Central, que se estrena este sábado

JULIÁN ALÍA

José Mota (Montiel, Ciudad Real, 53 años) se topa el sábado con el motivo de sus inicios en el humor. De igual manera que cada día se venga de su profesor de Ciencias Naturales, el cómico tiene su turno para rebatir los improperios que le dediquen sus compañeros de profesión Santiago Segura; Josema Yuste; Ignatius Farray; Luis Piedrahita; el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla; la guionista Marta González de Vega, y el 'youtuber' Salva, que llegan al 'Roast de José Mota', que emite este sábado Comedy Central a las 22.05 horas. También se fijará en Anabel Alonso, encargada de conducirlo, algo que no la salvará de ser objetivo de las pullas de los invitados ni del propio Mota.

- ¿Le gustaba el formato?

Lo conocí en 2014, que asistí al de Santiago Segura, y la verdad es que me encantó.

- ¿Tanto como para participar?

No, nunca lo pensé. Luego la productora me llamó para ser yo el 'roasteado', en la cara, y me pareció bien. Creo que es un ejercicio obligado de reírte de ti mismo en primer lugar.

- ¿Entiende el humor como algo inocuo?

Definir el humor es, como decía Jardiel Poncela, como intentar cazar una mariposa con un poste de la luz. ¿Cómo definir el humor como una sola cosa o de una sola manera? Hay humores, maneras de entender la vida. Yo creo que es un tamiz. La vida que no entiendes o que te es áspera, la pasas por ahí, y lo que te suelta es un arma de construcción masiva. Cuando alguien tira un chiste o lanza una gracia, siento que el mundo es un poquito mejor, un lugar más visitable.

- Y aquí está.

Claro que sí. Me dicen: '¿Cómo te prestas para que te descuarticen?' Pero la obligación del cómico es reírse de sí mismo en primer lugar. Y luego de lo que considere que se tiene que reír.

- ¿Es delicada la situación del humor?

Yo creo que las aguas se calmarán. No quiero pensar que al humor se le puedan poner puertas o barreras. No hay que tenerle miedo. El humor construye siempre y nos hace libres y mejores seres humanos. Una sociedad que abraza el humor es una sociedad socialmente más sana y que vuela más alto.

- ¿En qué momento decidió dedicarse a ello?

Yo estoy en el humor por defensa propia. Y por venganza. Me acuerdo de que una vez en el 'cole', en Ciencias Naturales, tiré una gracia. Me preguntaron: 'Pepito, ¿para qué sirven los huesos?'. Y yo dije: 'Para echarlos al cocido'. 'Pon las manos'. Pum, pum. Me dije: 'Esto no puede ser. No puede ser que yo haya tirado una chorrada, la clase entera meada de la risa, y me devuelvan esto. A esto le tengo que dar la vuelta'. Por eso estoy aquí, por venganza.

- ¿Qué es el humor para José Mota?

Es mi burladero de la vida, donde yo me siento a gusto. Al final, yo creo que cada uno buscamos nuestro nicho, nuestro lugar. Donde te sientas, miras desde tu balcón y dices: 'Estoy a gusto, me siento seguro y estoy bien'. Ese ha sido mi devenir hasta acabar aquí.

- ¿Qué referentes tuvo?

Nosotros venimos de la mano de Fernando Esteso y Pajares, Tip y Coll, Gila, o de Martes y Trece.

- A Martes y Trece los relevó en los especiales de Navidad y ahí sigue.

No me sacan, no. Ahí estamos, en la resistencia, que no es la de (David) Broncano, sino la mía. Son ya 19 años haciendo especiales de Nochevieja. Es tiempo, pero es un placer y un lujo poder coger un altavoz y contar cosas que ocurren alrededor en el escaparate de fin de año.

- ¿Se esperaba haber llegado hasta aquí?

Sobre eso he profundizado en mi soledad, y yo creo que no se llega a ningún sitio nunca, afortunadamente. Son momentos por los que transitas en la vida, y de repente gozas del cariño de la gente, que eso es precioso, pero realmente sigo siendo aquel chaval de Montiel que salió con su maleta llena de ilusión. Todo lo demás son añadidos ficticios que uno se pone.