Redry, el joven que dejaba notas poéticas en los autobuses, gana el Premio Espasa

David Galán 'Redry', en la plaza del Salvador, en Valladolid. Manu Galán/
David Galán 'Redry', en la plaza del Salvador, en Valladolid. Manu Galán

El jurado elige el poemario del autor vallisoletano 'Huir de mí' entre las 102 obras aspirantes a un galardón dotado con 20.000 euros

JESÚS BOMBÍNValladolid

«Soy un poco moñas, muy emocional. Siempre hablo del amor y del desamor, es lo que me llama». David Galán Aparicio 'Redry', (Valladolid, 1986), maestro de educación infantil que no ejerce y se dedica a escribir «a la espera de que en algún momento alguien me contrate en algún colegio», ganó ayer el II Premio EspasaesPoesía.

Conquistó al jurado formado por Luis Alberto de Cuenca, Ana Porto, Marwan, Alejandro Palomas y Belén Bermejo con su poemario 'Huir de mi', el segundo que escribe a sus 32 años y que verá publicado por la editorial como parte del premio, además de los 20.000 euros con que está dotado.

Hasta 2017 no se animó a publicar 'Abrázame los monstruos' quien comenzó pegando pósits escritos con frases y poemas en los respaldos de los asientos de los autobuses –principalmente de las líneas 1 y 2 de Auvasa– y después se animó a colgar en blogs sus escritos, redoblando su eco en Twitter e Instagram. «Mi primera red social fue un autobús, el que me llevaba a clase camino del instituto Condesa Eylo primero y al Leopoldo Cano años después –recuerda–; tenía una libreta de pósits y dejaba pequeñas frases, era una forma de comunicar lo que sentía», explica el maestro en educación infantil y también técnico en salud ambiental, aspirante a vivir de la escritura. «Cuando me dicen que soy poeta yo contesto que no. Tengo tanto respeto a la poesía y a los poetas, y más a los que tenemos en España, que no me atrevo a catalogarme como tal», subraya.

Redry –así se le conoce y le llaman sus amigos desde que con diez años adoptó como apodo el nombre de un personaje de videojuegos– vivió ayer una jornada salpicada de interrupciones con enhorabuenas y llamadas de felicitación. «Estoy sorprendido por el impacto del premio, me da una alegría inmensa y voy a intentar disfrutarlo porque mi intención es seguir escribiendo y esto supone una motivación más, seguro que va a ser un impulso».

¿De qué habla 'Huir de mí', un poemario salido de la vena literaria de un autor que se declara perseguido por las mareas del amor y el desamor? «El texto es una huida de uno mismo, de alguien que quiere escapar de algo, de alguien, de un lugar. El poemario surgió de un momento en el que buscaba evadirme y, de alguna manera, quería salir de mí. Es un título muy personal, en el que hablo mucho de mi mundo y de las emociones que me han surgido durante este tiempo», recapitula el autor a propósito de un texto cuya escritura le ha absorbido durante un año y medio y en el que también ha incluido «una suma de poemas que quedaron pendientes en el anterior libro».

Para el autor, que actualmente reside en el barrio vallisoletano de Parque Alameda, la poesía es una forma de vida. «Me aporta un modo de sentir el mundo y las experiencias cotidianas que vivimos; es como una descarga al final del día de todo lo que he vivido y sentido. Todo ello concentrado en emociones». Amante también de la novela –«Algunas narraciones pueden emocionarme tanto como un poema»–y muy activo con su perfil literario en redes sociales, su poesía bebe de las influencias más actuales de Marwan, Irene X, Ana Barrero y Esteban Belmonte, aunque gusta también de adentrarse en los territorios de Lorca, Miguel Hernández y Rubén Darío.

Sobre las redes sociales y el auge de la poesía a través de la Red, está convencido de que «son un escaparate muy poderoso en el que nos podemos exponer; yo las utilizo para escribir, nunca fui buscando que la gente me siguiera». Observa que la diferencia entre dar a conocer sus poemas en Internet y en un libro impreso radica en la inmediatez. De ahí, añade, «muchas veces escribo textos cortos, frases que en mis libros son completamente distintas, no hago lo mismo para las redes sociales que para un libro en papel, donde me explayo con total libertad, sin poner ataduras a los límites que establece Twitter o la inmediatez de una imagen en Instagram; por eso me gusta mucho diferenciar formatos».

Del poema ganador el jurado destacó que se trata de «una muestra, desde la sencillez y también desde la autenticidad, de una voz bien timbrada y muy ilustrativa de su tiempo y de su generación. Su poemario representa a la perfección unas inquietudes y desazones con las que el lector actual se sentirá plenamente identificado». La colección EspasaesPoesía comenzó su andadura en 2015 y desde entonces ha publicado una treintena de títulos de autores entre los que figuran Luis Eduardo Aute y primeras obras de jóvenes talentos como Defreds, César Brandon o Loreto Sesma. El 30 de abril saldrá a la venta 'Huir de mí', el segundo libro de un viaje poético que Redry inició estampando frases en pósits destinados a anónimos y apresurados viajeros urbanos.